La maldición de las bolsas plásticas gratis en los supermercados

Tengo que recalcar que esta nota que presento a continuación la hice el año pasado; afortunadamente parece que las autoridades por fin están tomando cartas en el asuntos; pero no hay que aflojar esta cuerda y aferrarnos para lograr un cambio, por esa causa me parece importante que todos conozcan la información que pude recabar.

Contaminación gratis en el supermercado

Por Alina Gabriela Monroy Gamboa

El problema

Las bolsas de plástico son objetos cotidianos en nuestras vidas y de fácil acceso, ya que en los supermercados se distribuyen de manera gratuita. Y aunque podríamos considerarlas verdaderamente útiles, el 90% de ellas termina su vida como basura.

dsc00059

Actualmente, en el mundo hay en circulación aproximadamente un billón de bolsas de polímero plástico no biodegradable que tardan alrededor de 100 años en degradarse dependiendo de diversos factores como su exposición a los rayos UV.

Razones por las cuales, en varios países, principalmente europeos, las bolsas plásticas ya están prohibidas; pero la legislación mexicana no ha hecho algo al respecto.


¿Los supermercados atienden este problema?

Para obtener respuesta a esta pregunta, entré a las páginas web de las principales cadenas de tiendas de supermercados que existen en México: Grupo WalMart (que incluyen: WalMart, Bodega Aurrerá y Superama), Grupo Comercial Mexicana (Mega Comercial Mexicana, Bodega Comercial Mexicana y Sumesa), Soriana y Chedraui para saber si estaba disponible algún tipo de información sobre el tema para el público en general; y sólo el Grupo WalMart tiene un portal acerca de ecología y medio ambiente, donde no se menciona el tema de las bolsas de plástico.

Al no encontrar pública algún tipo de información sobre las bolsas de plástico que regalan estas empresas; les escribí vía correo electrónico; solicitando informes acerca de sus bolsas o si brindan alternativas a sus clientes para no usar bolsas plásticas, más no recibí respuesta por parte de ninguna de ellas.

Posteriormente hice otro intento por medio de los buzones de sugerencias, dejé mis datos para obtener la respuesta, pero el resultado fue el mismo (ninguna respuesta).

Por último, acudí a una tienda de cada una de las principales cadenas; pidiendo los mismos informes a los gerentes. Las tiendas: Bodega Comercial Mexicana, Mega Comercial Mexicana, Chedraui, Soriana y Bodega Aurrerá me dieron la misma respuesta: “solo se pueden usar bolsas plásticas con el logotipo de la tienda y no sabemos acerca del implemento de otras opciones”. En las tiendas Superama y WalMart donde en ocasiones ponen a la venta bolsas de tela, me dijeron que las venden por temporadas, pero no saben cuando les iban a llegar más.

Las únicas bolsas con algún tipo de información sobre su material son las de Grupo WalMart que mencionan ser recicladas de otras bolsas.

Clientes en desacuerdo

Al ver con frustración que las grandes empresas no estaban interesadas en el tema y que los únicos que podemos hacer algo al respecto somos los clientes mismos de dichos supermercados. Hice encuestas vía correo electrónico a todos mis contactos, y fue una grata sorpresa obtener muchas y de diferentes estados de la República. Razón por la cual, regionalicé los resultados en México-Norte (11 encuestas), México-Centro (29 encuestas) y México-Sur (8 encuestas).

Las encuestas estuvieron conformadas por seis preguntas claras, concisas y objetivas.

La mayoría de la gente acude al supermercado tres a cinco veces al mes y muy pocos son los que acuden más de diez veces (Gráfica 1).

graf11Gráfica 1. Respuestas a la pregunta 1 ¿Cuántas veces al mes vas al supermercado o tienda de autoservicio?

Según la pregunta dos: ¿Cuántas bolsas te dan cada vez que vas al supermercado? A la mayoría de los compradores les proporcionan entre seis y diez bolsas plásticas por vez que acuden a la tienda y si la mayoría va entre tres y cinco veces; tomando los promedios de cada una de las dos variables, al año una persona usa 768 bolsas en promedio; ahora imaginen el número multiplicado por habitantes del país!!

En el país la gente prefiere acudir a la tienda Walmart; esto se debe a que por ejemplo en el Norte son las tiendas más abundantes. En el centro del país es de hay más diversidad de supermercados. Dentro de la categoría de otros se incluyen en México-Centro: las tiendas de autoservicio que venden mercancía a mayoreo como Sam’s Club (también perteneciente al Grupo Walmart) y 7Eleven (repartidas en casi cada esquina de la ciudad de México); y en México-Sur: Piticó (supermercado “endémico” de Oaxaca) (Gráfica 2).

graf3Gráfica 2. Respuestas a la pregunta 3. ¿Cuál supermercado frecuentas más?

En la cuarta pregunta: Si la tienda que frecuentas te diera opciones para no usar bolsa plásticas ¿Te gustaría usarlas?; la mayoría de los clientes de las diversas tiendas aceptarían una opción para no usar bolsas plásticas (98%).

De los 48 encuestados solo dos dijeron que no. Es importante recalcar que en el sur del país el 100% están dispuestos a decir no a las bolsas plásticas que les regalan en el supermercado.

La pregunta cinco fue la que más dio de que hablar; pues se les mencionaron opciones a la gente para no usar las bolsas de plástico. Muchas personas respondieron a más de una sola opción, pero solamente se tomó en cuenta la primera respuesta dada.

La mayoría de las personas preferiría llevar sus propias bolsas de tela o mochilas para llevar a casa su mercancía. Aquí en nuestro país talvez no sea posible que den permiso de meter a la tienda la bolsa donde llevaremos la mercancía, porque desafortunadamente existe mucho vandalismo y no faltaría alguno de los llamados “mano larga” que llevara dos o tres cosas extras a las que pague. Pero una persona de los mismos encuestados sugirió poner un mueble cerca de las cajas donde pusieras tus bolsas y al salir allí están esperando la mercancía que ya pagaste o nada cuesta dejar tus bolsas en la paquetería, recoger tus bolsas a la salida y acomodar tu mercancía.

Entre las respuestas de otra opción, dijeron el uso de bolsas de papel reciclado y que fueran resistentes, bolsas de plástico reciclado o bolsas de plástico biodegradables (Gráfica 3).

graf5

Gráfica 3. Respuestas a la pregunta cinco de la encuesta ¿Qué opción te agradaría más? a) venta de bolsas plásticas b) venta de bolsas de tela c) mercancía en cajas de cartón d) permiso de meter a la tienda bolsas propias de tela o mochilas e) otra.

También en estas respuestas la gente opinaba que si ya no les daban bolsas de plástico en el supermercado, ahora donde tirarían su basura; por lo que la respuesta de la última pregunta era fundamental: ¿Conoces las bolsas biodegradables? A lo que la mayoría de las personas (28 de 48) conocen las bolsas biodegradables, aunque varios comentaron que había mucha desinformación acerca de éstas.

Este tipo de encuesta dio buen resultado, pues la gente podía contestarla en el momento en que tuvieran tiempo y daba oportunidad a que expresara otras inquietudes y preguntas, las cuales fueron respondidas de la mejor manera posible.

Propuestas y comentarios de la gente

· En WalMart de Cancún, Quintana Roo se venden bolsas de tela a $10

· No hay información sobre las bolsas biodegradables

· Cuando se acude a las conocidas “tienditas de la esquina” o cremerías, llevar trastes de su casa o bolsas del mandado

· Deberían poner en los supermercados dispositivos donde la gente lleve el exceso de bolsas que tiene en su casa, para que se vuelvan a usar

· En la ciudad de Morelia, Michoacán, WalMart vendió bolsas de tela aproximadamente un mes

· Deben darles cursos o algo parecido a los “cerillos” o empacadores para acomodar las cosas a manera de no dar tantas bolsas

· En la ciudad de México, Superama vendió “bolsas ahorradoras” de tela

· Si llevo pocas cosas, mejor las llevo en la mano

· La venta de bolsas de tela, terminaría, mal, pues a mucha gente se le olvidarían e igualmente que las bolsas de plástico las irían acumulando en sus casas; y es más barato reciclar cartón que tela

· En WalMart Cabo San Lucas, Baja California, venden bolsas de tela

· Si acudes al supermercado en auto propio, no usar bolsas, ya que se puede sacar el carrito del súper al estacionamiento y directamente guardas las cosas en tu cajuela y vas a tu casa y las bajas igual

· Nadie quiere pagar más, es decir, si la mercancía ya es cara, encima que te vendan donde llevarte esta?

Sugerencias

Afortunadamente hoy está de moda ser ambientalista, y muchos quieren contribuir o estar a la moda, por lo que la respuesta de la gente fue muy positiva. Y todos podemos contribuir con actividades muy sencillas, aun sin que la tienda a la que acudimos nos de opciones:

1. Pedir que no nos den bolsas plásticas y llevar tu bolsa del mandado (como las que usaban las abuelitas, ¡inténtalo, además están de moda!), verás que hasta te resulta más útil, por experiencia, lo menciono, pues al hacer mi despensa, me daban miles de bolsitas que ya no sabía ni como cargarlas, y al yo llevar mis bolsas, toda mi compra cabe en dos bolsas que son mucho más maniobrables. Esta opción también la puedes aplicar si llevas auto ¡tienes todo un auto para guardar tu mercancía! Igualmente es aplicable, si no llevas tu bolsa de mandado pero tu compra consiste en unas papitas, un refresco y un dulce, puedes llevarlos en la mano.

2. Si compras mucho, es porque seguro llevas algún transporte, puedes ocupar la opción anterior o pedir que te obsequien cajas de cartón y guarda allí tu mercancía. También puedes usar esta opción si olvidaste en tu casa tu bolsa de mandado.

3. Si por algún motivo te es innevitable llevarte tu mercancía en bolsas plásticas, dile al empacador que te de las menos posibles.

4. Si estás preocupado porque ya no quieres usar bolsas plásticas pero ahora no sabes donde tirar tu basura, busca las bolsas biodegradables, que son mucho más amigables con la naturaleza pues pueden degradarse en días en vez de años; y los precios no son tan diferentes de las bolsas convencionales para basura.

No solo hay que dar respuestas positivas en las encuestas o en nuestros pensamientos, hay que actuar pues si de verdad aplicamos alguna de estas opciones en nuestra vida diaria ayudaríamos de manera significativa a nuestro planeta y por otro lado, orillaríamos a las grandes cadenas de supermercados a brindarnos opciones para evitar el uso de las bolsas de plástico y no perder ellos la publicidad que se hacen con ellas.

Anuncios

Comments (2) »

Podcast de Víctor Flores

Biodiversidad de Morelos

Leave a comment »

PROYECTO SEMESTRAL ISMAEL

PERCEPCIÓN  SOBRE EL VALOR DE LA FAUNA SILVESTRE Y SUS ESTRATEGIAS LEGALES DE CONSERVACIÓN Y APROVECHAMIENTO EN DIFERENTES SECTORES DE LA SOCIEDAD.

Preparado por: José Ismael Campos Rodríguez.

Posgrado en Ciencias Biológicas, Universidad Nacional Autónoma de México.

INTRODUCCIÓN

En la actualidad, la biodiversidad enfrenta una crisis sin precedentes, marcada por el incremento desmedido de las tasas de extinción  actuales para diferentes grupos biológicos y la pérdida o fragmentación desmedida de los hábitats naturales. Hoy más que nunca, la sociedad cuenta con evidencias contundentes de que las actividades humanas han provocado la degradación de los ecosistemas naturales y comprometido la viabilidad de los procesos ecológicos y evolutivos de la biodiversidad.  Como  ejemplos ilustrativos se tiene al cambio climático, cuyos efectos comienzan a experimentarse en diferentes ecosistemas y el incremento vertiginoso del número de especies al borde de la extinción, reportado en los últimos años.

La crisis actual de la biodiversidad  ha derivado en  una creciente preocupación de la sociedad y el gobierno por la conservación del medio ambiente, que ha favorecido la implementación de acciones de conservación  de la flora y fauna silvestre.  En México, las estrategias legales de aprovechamiento y conservación de los recursos naturales se encuentran contenidas en La Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente y La Ley General de Vida Silvestre, las cuales reconocen como instrumento primordiales de sus políticas de conservación y aprovechamiento  a las  Áreas Naturales Protegidas y las Unidades de Manejo de Vida Silvestre.

Sobre la importancia de las Áreas Naturales Protegidas y su Plan de Manejo

Las Áreas Naturales Protegidas  (ANP) son extensiones de tierras y/o cuerpos de agua o mares dedicados a la protección y mantenimiento de la diversidad biológica, así como de los recursos naturales y culturales asociados. Desde de un punto de vista legal,  las ANP constituyen una forma de uso de suelo, cuya vocación primordial es la conservación de los recursos naturales y la diversidad biológica de nuestro país.  Dependiendo de su categoría, dentro de las ANP se protegen ecosistemas representativos, especies en riesgo de extinción, variabilidad genética,  procesos ecológicos y evolutivos, sitios o monumentos históricos  y prácticas tradicionales de manejo.

La operación y funcionamiento de una ANP depende de los lineamientos contenidos en su Plan de Manejo, es cual es un instrumento legal que contiene las acciones de conservación y restauración de los componentes de la biodiversidad que protege y  las actividades productivas que pueden realizarse dentro de las mismas. En su elaboración deben participar todos los sectores sociales directamente involucrados con un ANP, como son los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal), dependencias oficiales y Secretarias de Gobierno (por ejemplo SEMARNAT, CONAGUA, Secretaria de Energía, CONABIO, etc.); los diferentes sectores productivos de la región, centros de investigación  y universidades públicas y la  sociedad civil organizada,  puesto que un Plan de Manejo tiene repercusiones legales sobre las actividades productivas que pueden realizarse dentro de la misma, las cuales modifican y/o restringen las posibilidades de desarrollo económico a favor de la conservación,  de las regiones decretadas como ANP.

Las Unidades de Manejo de Vida Silvestre y su función como alternativas de desarrollo sustentable en un ANP

 La fauna silvestre constituye un recurso natural susceptible de ser aprovechado económicamente. Dicho término en principio se aplica a todos los animales no domésticos,  aunque, para fines legales queda restringido a la fauna terrestre nativa, ya que la fauna acuática está sujeta a leyes  especiales. Las Unidades de Manejo de Vidal Silvestre (UMAs) son instrumentos jurídicos que buscan promover el desarrollo de alternativas de producción compatibles con el cuidado de la biodiversidad y el ambiente, mediante el uso ordenado y planificado de la vida silvestre.

Las UMAs pueden ser criaderos o predios de fomento de flora y fauna silvestre, centros de exhibición, reproducción o investigación, los cuales que fomentan la propagación de ejemplares y generación de servicios, productos y subproductos para su introducción a un mercado legal y certificado. De manera similar a las ANP, el funcionamiento y operación de una UMA se encuentra contenido en un Plan de Manejo, registrado y autorizado por la autoridad competente, el cual debe asegurar la viabilidad del manejo de los ejemplares y poblaciones de la especie de interés, junto con el hábitat en que se distribuyen.

Las UMAs han sido concebidas como instrumentos tendientes a crear oportunidades de aprovechamiento complementarios a otras actividades productivas convencionales como la agricultura, la ganadería o la silvicultura y lograr en los propietarios y legítimos poseedores de la tierra una nueva percepción en cuanto a los beneficios derivados de la conservación de la biodiversidad.

El valor  de las UMAs, radica en que se perfilan como una alternativa de desarrollo tendiente a promover la diversificación de actividades productivas en el sector rural, basadas en el binomio conservación-aprovechamiento de los recursos naturales, a efecto de lograr otras fuentes de empleo, de ingreso para las comunidades rurales, generación de divisas, valoración de los elementos que conforman la diversidad biológica y el mantenimiento de los servicios ambientales.

El valor de la fauna silvestre

Todos los seres vivientes, sus poblaciones y especies son productos de un proceso evolutivo milenario y presentan características genéticas y externas únicas, lo cual les confiere, desde el punto de vista ético, un valor intrínseco absoluto y el derecho de vivir. Debe, sin embargo, afrontarse el hecho de que el sistema de valoración que maneja la sociedad humana hacia las cosas se fundamenta en el aporte o utilidad para el hombre, es decir, en su valor tangible o económico. Tal es la realidad de los países en vías de desarrollo, como México, en donde irónicamente la desigualdad social y pobreza desmedida coexiste con una gran variedad de recursos naturales y enorme diversidad biológica.

La fauna silvestre también es valorada bajo la figura del valor de opción, el cual es la disposición de personas o sociedades para pagar por conservar un recurso potencial para uso futuro. Además,  la fauna silvestre tiene un valor ecológico, ya que todas las especies interactúan con muchas otras, según su función específica o nicho ecológico. Siendo las especies la base sobre la cual se estructuran las comunidades y ecosistemas, es razonable suponer que sí las especies desaparecen, puede comprometerse la viabilidad de comunidades y ecosistemas.

Sobre la interacción entre las Áreas Naturales Protegidas, las Unidades de Manejo de Vida Silvestre y el valor de la fauna silvestre para la sociedad 

La mejor estrategia de protección para la fauna y demás formas de vida silvestre indudablemente es su protección dentro de Áreas Naturales Protegidas, porque estás restringen sensiblemente las modificaciones al hábitat, protegiendo a las poblaciones de flora y fauna presentes en ellas. El gran reto de una ANP radica en que, deben plantearse alternativas de desarrollo económico a la gente que hábitat dentro de un ANP, ya que no es posible excluir a la gente en el funcionamiento y operación de las mismas, puesto que sus posibilidades de desarrollo y subsistencia son limitadas por las políticas de conservación necesarias para que un ANP cumpla con sus objetivos.

Las Unidades de Manejo de Vida Silvestre políticamente constituyen una opción o alternativas de desarrollo económico regional, compatible con la conservación y aprovechamiento de la vida silvestre dentro de una ANP. La aceptación  y posibilidades reales de  desarrollo de las ANPs y UMAs radican fundamentalmente en el valor que la sociedad le confiere a la fauna  silvestre, pues, en la medida que la sociedad considere que  la fauna silvestre es un recurso valioso que hay que preservar, será más fácil convencer a  diferentes sectores de la sociedad conozcan y perciban la utilidad de las UMAs, será más fácil que abandonen las actividades productivas incompatibles con la conservación de la vida silvestre y adopten alternativas tendientes a un aprovechamiento sostenible de los recursos.    

Por lo anterior, en este trabajo se considero de gran relevancia evaluar, la percepción, grado de conocimiento y credibilidad hacia las Áreas Naturales Protegidas y Unidades de Manejo de Vida Silvestre, así como la percepción de los valores de la fauna  por parte de los sectores de la sociedad, que en teoría se encuentran más vinculados  con ellos. Ya que la percepción del valor de la fauna silvestre, aunado al conocimiento o desconocimiento de los instrumentos legales de aprovechamiento, por parte de la sociedad, influye de manera decisiva sobre la eficacia de los mismos y la postura de aceptación y/o rechazo hacia ellos. El objetivo del trabajo fue el de evaluar la percepción, grado de conocimiento y credibilidad  de distintos sectores de la sociedad (pobladores de un área natural protegida, estudiantes, investigadores,  y profesionistas relacionados con disciplinas ambientales) sobre: 1) Valor e importancia de la fauna silvestre y 2) Áreas Naturales Protegidas y Unidades de Manejo de Vida Silvestre.

 

 

METODOLOGÍA

Se aplicó un cuestionario de 20 preguntas, estructurado de la siguiente forma: Sección I, Valor de la fauna silvestre. Constó de  seis preguntas enfocadas a evaluar la percepción de la población muestreada sobre el valor económico, ecológico, de opción  e intrínseco de la fauna silvestre. Sección II. Áreas Naturales Protegidas. Constó  de ocho preguntas tendientes a evaluar el conocimiento y credibilidad de los grupos muestreados sobre las Áreas Naturales Protegidas. Sección III. Unidades de Manejo de Vida Silvestre. Constó de seis preguntas tendientes a evaluar el conocimiento y credibilidad de las Unidades de Manejo de Vida Silvestre. Las preguntas realizadas se incluyen en la sección de resultados.

Los cuestionarios se aplicaron a un grupo de  42 personas, agrupadas en tres grupos:

GRUPO I. Estudiantes con formación en disciplinas biológicas.  Este grupo estuvo conformado por 12 estudiantes de carreras relacionadas con temas ambientales, principalmente biólogos o ingenieros en sistemas ambientales. Para evitar sesgos se eligió exclusivamente a alumnos del último semestre, puesto que alumnos de semestres inferiores no cuentan con la formación necesaria para opinar sobre el tema.

GRUPO II: Profesionistas en el área ambiental: Se eligieron a 13 personas con estudios de licenciatura afines al área ambiental, cuyos empleos se vinculan directamente con temas ambientales, como consultores ambientales, investigadores y profesores.

GRUPO III: Líderes de opinión de una región incluida dentro de un Área Natural Protegida: Incluye a 17 personas con formación y/o grado de estudio variable, generalmente con menor grado de estudio que los grupos I y II, que en sus comunidades desempeñan el papel de líderes y/o formadores de opinión (delegados o comisarios ejidales, educadores ambientales, maestros etc.).

Los cuestionarios fueron aplicados cara a cara o enviados vía internet a las personas encuestadas. El universo del grupo I y II se restringió a la Ciudad de México, las entrevistas fueron realizadas durante el mes de noviembre de 2008. En tanto que el universo de líderes de opinión (grupo III) se restringió  a la Reserva de la Biósfera Sierra Gorda de Guanajuato, donde se aplico encuestas en las cabeceras municipales de los municipios de San Luis de la Paz, Xichú y Victoria y en los poblados de Vergel de Bernalejo (perteneciente a San Luis de la Paz), Palomares y Ojo de Agua (en Xichú) y Espíritu Santo (municipio de Victoria), durante el mes de Octubre y Noviembre del año en curso.

 

 

RESULTADOS

A continuación se presentan los resultados de las encuestas realizadas, mismos que son desglosados por cada grupo encuestado.

Valor de la fauna silvestre

La batería de preguntas  empleadas así como el número de las respuestas de los individuos  encuestados se indican en el Cuadro 1. En términos generales, se perciben respuestas u opiniones diferentes para  cuatro de las seis preguntas realizadas,  entre los grupos con mayor nivel de estudios (grupo I y II), los cuales se encuentran fuera del Área Natural Protegida Sierra Gorda de Guanajuato y el grupo III, que se distingue por vivir dentro de ella y por tener un menor nivel de estudios.

Cuadro 1.  Preguntas y respuestas correspondientes al valor de la fauna silvestre (sección I).

PREGUNTAS

OPCIONES

GRUPO I ESTUDIANTES

(n=12)

GRUPO II PROFESIONISTAS

(n=13)

GRUPO III LIDERES SOCIALES

(n=17)

RESULTADOS TOTAL

(n= 42)

 

1.            ¿Qué es la fauna silvestre?

La fauna terrestre que vive en vida libre

0

1

15

16

 

La fauna terrestre y acuática que vive en vida libre

12

12

2

26

 

La fauna que vive en vida libre y domesticada

0

0

0

0

 

2.            ¿Porque es importante la fauna silvestre?

Valor intrínseco

7

9

6

22

 

Aprovechamiento

7

7

14

28

 

Ecológico

11

13

9

33

 

3.            ¿Considera que la sociedad debe invertir recursos económicos para conservar a la fauna silvestre? 

Si

10

13

11

34

 

No

2

0

6

8

 
 

4.            ¿Estaría dispuesto a pagar para conservar una especie?

Si

5

9

3

17

 

No

4

4

14

25

 

No sabe

3

0

0

3

 

5.            ¿Cree posible que el aprovechamiento de fauna silvestre pueda ser la base de desarrollo económico de una región?

Si

11

10

2

23

 

No

1

3

15

19

 
 

6.            ¿Considera importante a la fauna silvestre?

Si

12

13

12

37

 

No

0

0

5

5

 

 La inicial n se refiere al número de individuos encuestados por grupo.

 

La pregunta 1 (¿Qué es la fauna silvestre?) tuvo por finalidad evaluar el grado de conocimiento del tema por parte de los grupos encuestados. Por fauna silvestre, la totalidad de los encuestados reconoce a las especies de animales de vida libre. Los grupos I y II, caracterizados por elevado nivel de estudio en relación con el grupo III tienden a considerar a especies terrestres y acuáticas, en tanto que el grupo III se enfoca exclusivamente sobre las especies terrestres. Hay un conocimiento aceptable de los tres grupos sobre lo que es la fauna silvestre.

Sobre el contenido de la pregunta 2 (¿Porque es importante la fauna silvestre?), los grupos I y II consideran que el principal valor de la fauna silvestre es el ecológico, basados en argumentos que giran en torno a la conservación de especies en peligro y/o la importancia de la fauna para el funcionamiento de las comunidades y/o ecosistemas. El grupo III, en cambio, se inclina hacia el aprovechamiento económico (valor económico). Es de resaltar que, la mayor parte de los encuestados reconocen el valor ecológico de la fauna silvestre y que  todos los grupos reconocen, en mayor o menor grado tanto la importancia económica como el valor intrínseco de la fauna silvestre y que el segundo valor reconocido por los grupos I y II es el valor de aprovechamiento, en tanto que para el grupo III es el valor ecológico.

En cuanto a la pregunta 3 (¿Considera que la sociedad debe invertir recursos económicos para conservar a la fauna silvestre?), todos los grupos coinciden en que la sociedad debe invertir recursos para la conservación de la fauna silvestre, con lo cual se acepta de manera implícita el reconocimiento del  valor de opción de la fauna silvestre.

En la pregunta  4  (¿Estaría dispuesto a pagar para conservar una especie?), la mayoría de los encuestados no está dispuesto a pagar individualmente por la conservación de la fauna silvestre, existiendo un contraste entre los grupos I y II, quienes mayoritariamente sí están dispuestos a pagar por conservar una especie y el grupo III quienes en su mayoría no están dispuestos a pagar por conservar. Este grupo  más algunos de los individuos de los grupos I y II son quienes le dan la mayoría a una respuesta negativa.

En lo que concierne a la pregunta 5 (¿Cree posible que el aprovechamiento de fauna silvestre pueda ser la base de desarrollo económico de una región?), la mayoría de los encuestados creé que la fauna silvestre puede ser la principal fuente de desarrollo económico de una región, aunque existe un significativo contraste entre los grupos I y II, quienes responden positivamente a la pregunta y el grupo III quienes consideran que la fauna silvestre no puede ser la base del desarrollo económico local. En este caso, es el punto de vista de los grupos I y II el que se impone sobre el punto de vista del grupo restante.

La mayor parte de los encuestados tienden a responder positivamente a la pregunta 6 (¿Considera importante a la fauna silvestre?), independientemente del grupo al cual pertenecen. Los argumentos que ofrecen los encuestados obedecen tanto a cuestiones ecológicas y de aprovechamiento, siendo similares a las respuestas hacia la pregunta 2. Nuevamente se percibe que los grupos I y II, pese a inclinarse hacia el valor ecológico de la fauna, reconocen abiertamente la importancia de su aprovechamiento. Por otro lado, el grupo III, a pesar de inclinarse hacia una potencial importancia económica, también reconoce el valor ecológico de la fauna. 

Áreas Naturales Protegidas

La batería de preguntas  empleadas así como el número de las respuestas de los individuos  encuestados se indican en el Cuadro 2. Aquí se observa respuestas muy similares de los tres grupos a las preguntas realizadas, excepto en un caso.

En relación a la pregunta 1 (¿Sabe cuáles son los objetivos de un Área Natural Protegida?). La mayor parte de los individuos encuestados sabe los objetivos de las  Áreas Naturales Protegidas,  independientemente del grupo al que pertenezcan, de hecho el porcentaje de los individuos que desconocen los objetivos es bajo (16%).  

De igual forma, la mayoría  de los encuestados sabe lo que es un plan de manejo de un área natural protegida (pregunta 2 ¿Sabe cuáles son los objetivos de un Área Natural Protegida?), sin embargo, existe un contraste evidente entre los grupos I y II, quienes responden afirmativamente y el grupo III quienes en su mayoría desconoce la existencia de los planes de manejo.

En el caso de la pregunta 3 (¿Conoce o ha participado en el Plan de Manejo  del Área Natural Protegida presente en su estado y/o comunidad?), la mayoría de los encuestados, independientemente del grupo al que pertenecen, no ha participado o conoce el Plan de Manejo de las Áreas Naturales Protegidas presentes en su región (D. F. o Sierra Gorda de Guanajuato), de hecho el porcentaje de individuos que dice conocer o haber participado en ellos es bajo (19%). La mayor parte de los encuestados refiere querer participar en la elaboración de un plan de Manejo (pregunta 4 ¿Tiene interés de participar en la elaboración de un Plan de Manejo?), pero es de resaltar que un porcentaje elevado de los encuestados, particularmente de los grupos I y II no tiene dicho interés (43% de los encuestados).

Cuadro 2.  Preguntas y respuestas correspondientes al conocimiento  y percepción de las Áreas Naturales Protegidas (sección II).

PREGUNTAS

OPCIONES

GRUPO I ESTUDIANTES

(n=12)

GRUPO II PROFESIONISTAS

(n=13)

GRUPO III LIDERES SOCIALES

(n=17)

RESULTADOS TOTAL

(n= 42)

 

1. ¿Sabe cuáles son los objetivos de un Área Natural Protegida?

Si

8

13

14

35

 

No

4

0

3

7

 
 

2. ¿Sabe que es un plan de manejo de una ANP?

Si

8

11

5

24

 

No

4

2

12

18

 
 

3. ¿Conoce o ha participado en el Plan de Manejo  del Área Natural Protegida presente en su estado y/o comunidad? 

Si

0

4

4

8

 

No

12

9

13

34

 
 

4. ¿Tiene interés de participar en la elaboración de un Plan de Manejo?

Si

8

7

9

24

 

No

4

6

8

18

 
 

5. ¿Considera que un Área Natural Protegida  traería  beneficios económicos o sociales  a la región donde ha sido decretada?

Si

9

11

9

29

 

No

1

2

4

12

 

No lo sabe

2

0

3

5

 

6. ¿Considera que un Área Natural Protegida trae beneficios  al medio ambiente?

Si

12

13

16

41

 

No

0

0

1

1

 

No lo sabe

0

0

0

0

 

7.  ¿Está usted de acuerdo con la creación de Áreas Naturales Protegidas?

Si

10

13

9

32

 

No

2

0

8

10

 
 

8. ¿Para usted, son eficientes las Áreas Naturales Protegidas en la conservación del medio ambiente y el fomento del desarrollo sustentable?

Si

4

5

4

13

 

No

7

9

7

23

 

No lo sabe

2

0

6

8

 

La inicial n se refiere al número de individuos encuestados por grupo.

La mayor parte de los encuestados considera que las ANPs traen beneficios económicos o sociales a las regiones donde han sido decretadas (pregunta 5 ¿Considera que un Área Natural Protegida  traería  beneficios económicos o sociales  a la región donde ha sido decretada?), es de resaltar que en el grupo III, el número de personas que considera que las ANPs no traen beneficios económicos o sociales a sus comunidades y de personas que dicen desconocer si eso pasa, es ligeramente menor al de las personas que consideran que las ANP si traen beneficios económicos o sociales.  La gran mayoría de los encuestados cree que un ANP es benéfica para el medio ambiente (pregunta 6 ¿Considera que un Área Natural Protegida trae beneficios  al medio ambiente?). 

En cuanto a la pregunta 7 (¿Está usted de acuerdo con la creación de Áreas Naturales Protegidas?). La mayor parte de los encuestados apoyan la creación de ANP, cuyo respaldo en los grupos I y II es superior al 80%.  En cambio, en el grupo III, las opiniones se encuentran muy divididas, siendo importante señalar que casi el 50% de las personas pertenecientes a este grupo no está de acuerdo. Por lo que respecta a la pregunta 8 (¿Para usted, son eficientes las Áreas Naturales Protegidas en la conservación del medio ambiente y el fomento del desarrollo sustentable?), la mayoría de las personas encuestadas (55%) considera que las ANP no son eficientes en la conservación del medio ambiente y el fomento del desarrollo sustentable.

 

Unidades de Manejo de Vida Silvestre

La batería de preguntas  empleadas así como el número de las respuestas de los individuos  encuestados se indican en el  Cuadro 3. Las respuestas ofrecidas por cada grupo son variadas, destacando el hecho de que el grupo III tiende a desconocer los contenidos de las preguntas y que los grupos I y II tienen a mantener posturas similares, excepto en dos preguntas.

Cuadro 3.  Preguntas y respuestas correspondientes al conocimiento  y percepción de las Unidades de Manejo de Vida Silvestre (sección III).

PREGUNTAS

OPCIONES

GRUPO I ESTUDIANTES

(n=12)

GRUPO II PROFESIONISTAS

(n=13)

GRUPO III LIDERES SOCIALES

(n=17)

RESULTADOS TOTAL

(n= 42)

 

1. ¿Sabe cuáles son los objetivos de una Unidad de Manejo de Vida Silvestre?

Si

5

8

2

15

 

No

7

5

15

27

 
 

2. ¿Sabe que es el Plan de Manejo de una Unidad de Manejo de Vida Silvestre?

Si

5

5

2

12

 

No

7

8

15

30

 
 

 3. ¿Considera que una Unidad de Manejo de Vida Silvestre   traería  beneficios económicos o sociales  a su estado y/o comunidad?

 

 

Si

6

11

2

19

 

No

2

2

0

4

 

No lo sabe

4

0

15

19

 

4. ¿Considera que una Unidad de Manejo de Vida Silvestre trae beneficios  al medio ambiente?

Si

9

10

2

21

 

No

1

2

0

3

 

No lo sabe

1

1

15

17

 

5. ¿Está usted de acuerdo con la creación de Unidades de Manejo de Vida Silvestre en su estado o localidad o sitio de interés?

Si

7

12

2

21

 

No

1

0

0

1

 

No lo sabe

4

1

15

20

 

6. ¿Para usted, son eficientes las Unidades de Manejo de Vida Silvestre en la conservación del medio ambiente y el fomento del desarrollo sustentable?

Si

5

6

2

13

 

No

3

6

0

9

 

No lo sabe

4

1

15

20

 

La inicial n se refiere al número de individuos encuestados por grupo.

 

La mayoría de los encuestados desconoce los objetivos de las Unidades de Manejo de Vida Silvestre (pregunta  ¿Sabe cuáles son los objetivos de una Unidad de Manejo de Vida Silvestre?), especialmente los grupos I y III. El grupo II se distingue porque la mayoría de las personas pertenecientes al mismo conoce los objetivos de las UMAS (62%). El mayor porcentaje de individuos que desconoce los objetivos de las UMAS se concentra en el grupo III (89% del subtotal).

En lo que toca a la pregunta 2 (¿Sabe que es el Plan de Manejo de una Unidad de Manejo de Vida Silvestre?), la mayoría de personas encuestadas desconoce que es un Plan de Manejo de las UMA, independientemente del grupo al que pertenecen. Por otra parte, existe un empate entre las personas que consideran que las UMA traen beneficios económicos o sociales a nivel local o regional (pregunta 3 ¿Considera que una Unidad de Manejo de Vida Silvestre trae beneficios económicos o sociales  a nivel local o regional?) y las personas que no saben si en realidad esto sucede. El mayor porcentaje grupal de indecisos a esta pregunta se presenta en el grupo III (89% del subtotal encuestado).

En relación a la pregunta 4 (¿Considera que una Unidad de Manejo de Vida Silvestre trae beneficios  al medio ambiente?) la mayoría de las personas piensa que las UMAS benefician al medio ambiente, sobre todo los grupos I y II, quienes además se muestran muy convencidos, no sucede igual con el grupo III quien en su mayoría desconoce si trae o no beneficios al ambiente.

Por lo que respecta a la pregunta 5 (¿Está usted de acuerdo con la creación de Unidades de Manejo de Vida Silvestre en su estado o localidad o sitio de interés?), las dos opiniones más generalizadas son que sí están de acuerdo (50%) o que no saben responder a la pregunta (48%), cabe resaltar que nuevamente el grupo III tiende a comportarse de manera diferente a los dos grupos restantes, pues es el grupo donde se concentra el mayor número de personas que no saben opinar al respecto.

Finalmente, en lo referente a  la pregunta 6 (¿Para usted, son eficientes las Unidades de Manejo de Vida Silvestre en la conservación del medio ambiente y el fomento del desarrollo sustentable?), casi la mitad de los encuestados no lo sabe (48%), siendo la respuesta mayoritaria, especialmente en el grupo III. En lo que respecta al grupo I, la opinión más generalizada es que las UMAs son eficientes, en el grupo II, las opiniones se encuentran divididas y empatadas entre quienes piensan que son eficientes y quienes consideran que son ineficientes.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

Como ha sido mencionado con anterioridad, las Áreas Naturales Protegidas y las Unidades de Manejo de Vida Silvestre se perfilan como los principales instrumentos jurídicos, en materia de conservación y aprovechamiento de la vida silvestre, contenidos en la legislación mexicana. La percepción actual sobre su funcionamiento es reflejo de su eficiencia y seguramente influye en la aceptación  de ambas estrategias.

 Existe una realidad social que no puede ni debe ignorarse en la implementación de estrategias de protección y aprovechamiento de la vida silvestre y que básicamente se refiere al hecho de que la calidad de vida es mala y que existe condiciones de pobreza y desigualdad social en las regiones rurales donde existen, o pueden existir,  Áreas Naturales Protegidas y Unidades de Manejo de Vida Silvestre. Los resultados obtenidos en este estudio reflejan claramente esta situación. Un hecho fundamental es que, la percepción de los distintos sectores de la sociedad sobre la vida silvestre refleja la valoración e importancia que para dichos sectores tiene la flora y fauna. Al respecto, es justo señalar que, entre diferentes sectores sociales existen percepciones distintas, las cuales pueden ser incluso antagónicas.

Valor de la fauna silvestre   

Los resultados obtenidos en esta sección indican que, independientemente del nivel de educación y ocupación profesional, todos los individuos entrevistados  tienen un nivel de conocimiento bastante satisfactorio de lo que es la fauna silvestre. Sin embargo, curiosamente, es dentro del grupo III, que tiene la menor preparación académica, donde se reconoce a la fauna silvestre en los términos  legales contenidos en la legislación mexicana. Ello probablemente sea debido a que los integrantes de dicho grupo tienen más contacto con el recurso fauna silvestre en sus comunidades.

Un aspecto sobresaliente es que, independientemente del nivel de estudios, todos los grupos reconocen la importancia ecológica de la fauna silvestre, incluso cuando se antepone el valor económico. Aparentemente, los grupos en estudio son conscientes de la precaria situación ambiental actual y que, más allá del aprovechamiento que  pueda hacerse sobre las especies de fauna, ellas tienen un valor ecológico el cual se encuentra por encima del valor económico. No obstante,  existe una fuerte tendencia a buscar el aprovechamiento de la fauna silvestre por parte de varios miembros de los tres grupos, especialmente en el grupo III, cuyos integrantes en promedio, tiene un bajo nivel socioeconómico y mayores necesidades que satisfacer. Los partidarios del valor económico de la fauna silvestre se distinguen en este estudio por adoptar posturas menos favorables hacia las Áreas Naturales Protegidas.

La existencia de una conciencia ecológica generalizada se refleja en la postura que tienen todos los grupos sobre la necesidad de invertir recursos económicos para la conservación de la fauna silvestre. La opinión extendida en los tres grupos es que la sociedad tiene que pagar para proteger a la fauna silvestre, identificando al gobierno como la instancia responsable de invertir en la conservación. El contraste entre la disposición individual a pagar para conservar la fauna tiene una explicación meramente socioeconómica y no es producto del grado de educación ni de la falta de conciencia ecológica. De acuerdo con las respuestas ofrecidas por los sectores que están en contra de pagar para conservar,  los recursos económicos disponibles deben ser empleados para satisfacer necesidades básicas de las comunidades rurales, como alimentación, salud, infraestructura, generación de empleos, entre otros. Para este sector, la fauna silvestre tiene una prioridad menor.

El grupo III tiene una visión antagónica sobre la importancia económica de la fauna silvestre en el desarrollo de una región, con relación a los grupos I y II. Esto es significativo, puesto que sus integrantes tienen un mayor contacto con el recurso y que, cuando se establece una ANP, ellos son  directamente afectados por las restricciones sobre el uso de los recursos naturales. Es de esperarse que dicho grupo reciba con suspicacia y recelo cualquier propuesta proveniente de los grupos I y II, basada en la visión generalizada en estos últimos, de que el aprovechamiento de la vida silvestre es un detonador económico que puede resolver sus necesidades económicas (los cuales se encuentran a favor de las ANPs y UMAs). Las expectativas sociales de las ANPs y las UMAs  no son aceptadas por el grupo III, por tanto, existe un alto rechazo hacia la creación de áreas naturales protegidas por parte del mismo. 

Es muy importante señalar que el manejo de fauna silvestre se considera una actividad económica complementaria al resto de actividades económicas de una región y que los grupos I y II  ignoran este hecho. Existe una notoria desinformación entre los integrantes de ambos grupos, producto quizá de la falta de contacto con la realidad socioeconómica del país. El grupo  III, a pesar de exhibir un menor grado de educación, tiene una visión más realista de la importancia económica de la fauna silvestre.     

Dentro del grupo III se percibe una franca contradicción, ya que sus  miembros se inclinan por reconocer más el valor económico de la fauna silvestre al tiempo que consideran que la fauna silvestre no puede ser la base del desarrollo de sus economías locales, una situación similar se percibe en algunos integrantes de los grupos I y II. Se esperaría que las Unidades de Manejo de Fauna Silvestre tuviesen un elevado grado de aceptación por parte de estos  grupos o individuos, sin embargo,  no ocurre así.

Áreas Naturales Protegidas

Este trabajo indica que los sectores sociales bajo estudio  se encuentran bien informados respecto de los objetivos de las Áreas Naturales Protegidas y que, de hecho, son conscientes de la necesidad actual de establecer las ANPs. La percepción favorable de todos los grupos respecto del valor ecológico de la fauna silvestre facilita que los sectores sociales bajo estudio  consideren que las ANPs traen beneficios al medio ambiente.

El marco operativo de las ANPs es francamente cuestionable,  ya que el sector social más directamente involucrado con ellas desconoce los objetivos y/o utilidad del Plan de Manejo y sienten que se les excluye del proceso de toma de decisiones que involucra un ANP, esta es la principal razón, por la que el grupo III tiene una marcada percepción negativa de los beneficios sociales y económicos de las  ANPs, aunada a la propia valoración que hacen del recurso fauna silvestre y que, en dicho grupo se concentre el mayor rechazo a la creación de nuevas ANPs. 

 Por otro lado, los sectores que en teoría podrían efectuar aportaciones significativas al Plan de Manejo (grupo I y II) participan muy poco en la elaboración de los  planes de manejo, percibiéndose una marcada falta de interés en participar de parte de un significativo porcentaje de individuos de estos grupos. Por otro lado, es notoria la postura antagónica de ambos grupos respecto del grupo III, en lo que respecta a los beneficios sociales y económicos de las ANPs, esto puede deberse a la falta de contacto con el recurso fauna  y con la realidad económica de las zonas rurales por parte de los grupos I y II.  Es de esperarse la existencia de conflictos ideológicos entre los grupos I y II con respecto al grupo III, en lo referente a la parte social de las ANPs.

La opinión generalizada en los tres grupos estudiados es que las ANPs no son eficientes en cuanto a su funcionamiento. A juzgar por los resultados aquí obtenidos, esto es producto de las deficiencias en el marco operativo de las ANPs, especialmente en cuanto a la implementación del Plan de Manejo. El grupo III tiene una perspectiva negativa de las ANPs básicamente porque siente que sus necesidades primordiales no son tomadas en cuenta, pese a que ellos reconocen los beneficios que tienen las ANPs hacia al medio ambiente y la importancia ecológica de las especies. Por otro lado, este grupo no cuenta con información respecto del contenido del Plan  de Manejo y por tanto, no participan en su elaboración ni sienten que sus necesidades son tomadas en cuenta. Los grupos I y II cuestionan el funcionamiento de las ANPs, pero en términos generales no se involucran demasiado en su operación, situación que no es benéfica para que dicho instrumento cumpla su cometido.

Se concluye  que, para mejorar la imagen pública de las ANPs, es preciso informar e incluir a los sectores sociales rurales en el proceso de creación de las mismas, especialmente en la elaboración y difusión del plan de manejo. Para ello, es preciso comprender la valoración que dicho sector tiene sobre la fauna silvestre y establecer puentes de comunicación con dicho sector.

Por otro lado, el sector académico (grupos I y II) tiene que ser más participativo en el proceso de creación de ANPs y debe entender que su visión y valoración de las ANP y el recurso fauna silvestre que protege, es diferente al del sector rural, siendo necesario establecer puentes de comunicación con este. Quizá de esta manera, el sector académico pueda tener una opinión más favorable sobre la eficacia de las ANPs.

Unidades de Manejo de Vida Silvestre

Las Unidades de Manejo de Vida Silvestre tienen el potencial de convertirse en una actividad alterna de desarrollo productivo en el sector rural, basadas en el binomio conservación-aprovechamiento de los recursos naturales. Dada las evidentes necesidades económicas del sector rural, se esperaría que las UMAs tuviesen una elevada aceptación por parte de todos los grupos, particularmente el  grupo III. Desafortunadamente, los resultados indican que hay un desconocimiento generalizado (grupos I y III) sobre los objetivos de las UMAs, particularmente en el sector rural, así como de los objetivos de su plan de manejo. Esto puede deberse a una mala difusión de este instrumento por parte de las autoridades y, en el caso del grupo I, a una mala formación académica.

En este estudio queda de manifiesto que varios de integrantes de los grupos bajo estudio fueron incapaces de formar su propio criterio sobre la utilidad social de las UMAs, debido a carecen de la información mínima necesaria. Esto es particularmente preocupante en el caso de grupo III, el cuál supuestamente tendría que ser el más interesado en el tema. Aunque los grupos I y II se caracterizan por tener un criterio más definido (generalmente a favor), se detecto que frecuentemente los integrantes de estos, a pesar de reconocer los beneficios teóricos de las UMAs como actividad productiva compatible con el desarrollo sustentable y los objetivos de las ANPs, tienen desconfianza hacia estas por los malos manejos que los que son objeto las UMAs. Pese a ello, estos grupos apoyan su creación, lo cual puede explicarse por el atractivo teórico en relación al empleo de los recursos naturales.

La percepción sobre la eficiencia de las UMAs refleja también el grado de conocimiento del tema por parte de los grupos encuestados, particularmente del grupo III. Este último grupo, al no tener información es incapaz de emitir opinión. Al menos en este caso, las UMAs, no están cumpliendo su cometido social. En el caso de los grupos I y II, la opinión negativa se debe básicamente a los malos manejos de los que se sabe, son objeto algunas UMAs. Uno de estos argumentos es la falta de preparación de quienes las implemente, pero cabría hacer la reflexión de que esto puede ser el resultado de una mala formación académica de los técnicos responsables de su manejo, como queda evidenciado en este estudio.

La percepción sobre la utilidad de las UMAs, no depende únicamente de que exista difusión de la información sobre los objetivos de estas. Como se indico previamente, el sector rural (grupo III), pese a inclinarse por el valor económico de la fauna silvestre, generalmente consideran, en base a su experiencia que su aprovechamiento no puede ser la principal actividad económica de su región, un punto de vista que no  es compartido por el sector académico (grupos I y II), quienes tienen una visión diferente del tema. Una adecuada difusión de los objetivos de las UMAs, requiere que el sector académico modifique sus percepciones y las adecue a la realidad de las Unidades de Manejo de Vida Silvestre y a las expectativas del sector rural.     

A manera de conclusión final del trabajo, las ANP y las UMAs gozan de una mala reputación (similar a la que la sociedad tiene de la policía o la seguridad pública), producto de deficiencias operativas claramente identificadas en el caso de las ANPs y la desinformación en el caso de las UMAs. La aceptación de ambos instrumentos depende del valor que los sectores sociales le confieren a la vida silvestre y de las demandas sociales existentes. El  sector rural reconoce claramente el valor ecológico de la fauna silvestre y los beneficios al medio ambiente de las ANPs, pero estos tienen una prioridad menor en relación con sus demandas sociales. Las ANPs, al menos en este caso, han cometido un error al no tomar en cuenta dichas necesidades. Las UMAs, por el momento, no son una alternativa real en este caso de estudio, para fomentar el desarrollo económico local, debido al amplio desconocimiento sobre sus objetivos y esquema operativo. Se requiere que el sector académico participe más activamente en la creación de ANP y que se informe mejor respecto de los objetivos y operación de las UMAs. Finalmente, dicho sector debe considerar más las expectativas del sector rural y los valores que este tiene sobre la conservación y aprovechamiento de fauna silvestre.

LITERATURA CONSULTADA.

Chardonnet, Ph., B. des Clers, J. Fischer, R. Gerhold, F. Jori y F. Lamarque. 2002. The value of wildlife. Rev. sci. tech. Off. In T. Epiz., 21(1): 15-51.

Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas. 2008. In http://www.conanp.gob.mx/. Tuesday, November 25, 2008.

Dirección General de Vida Silvestre. 2008. In http://www.semarnat.gob.mx/gestionambiental/vidasilvestre/Pages/default.aspx. Tuesday, November 25, 2008.

Instituto Nacional de Ecología. Programa de conservación de la vida silvestre y diversificación productiva en el sector rural 199-2000. Instituto Nacional de Ecología-Dirección General de Vida Silvestre.

Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. Publicada en el Diario Oficial de la Federación, el 28 de enero de 1998. Ultima modificación publicada el 5 de julio de 2007.

Ley General de Vida Silvestre. Publicada en el Diario Oficial de la Federación, el 3 de julio de 2000.

Ojasti J., y F. Dallmeier (editor). 2000. Manejo de Fauna Silvestre Neotropical. SI/MAB. Series # 5. Smithsonian Institution/MAB Biodiversity Program, Washington D.C, ISBN # 1-893912-06-X.

 

Leave a comment »

GABI: mail para “cómo ves?”

Comments (2) »

PROYECTO

 

 

 

Lic. Claudia Segovial

Estimada Presidenta

de la Asociación de Residentes

del Pedregal de San Ángel

 

P R E S E N T E

 

 

Por este medio quisiera entregarle una propuesta de proyecto para comenzar un programa de reciclado en nuestra colonia. Se llevó a cabo una pequeña investigación sobre los principales problemas de no reciclar la basura, así como la elaboración de una encuesta que nos permite tener una idea de lo que piensan los residentes al respecto y si estarían o no dispuestos a colaborar con un proyecto. Por último se entregan unos cuantos contactos de centros de acopio con los que podríamos ponernos en contacto para tener un mejor asesoramiento de cómo llevar a cabo el proyecto, y para negociar la posibilidad de que ellos pasaran por ciertos productos que sean de su interés.

 

Sin más por el momento, propongo que hagamos una junta con la gente correspondiente para mostrar la propuesta  y empezar a movilizarnos lo antes posible. Le envío un saludo cordial.

 

A T E N T A M E N T E

 

 

 

 

 

 

M. en C. Carolina Ureta Sánchez (residente del Pedregal desde hace 25 años)
LA BASURA, UN PROBLEMA QUE COBRA TINTES ALARMANTES: EL PEDREGAL COMO ESTUDIO DE CASO

 

1. ANTECEDENTES

Esta propuesta comienza con antecedentes sobre el problema de la basura en nuestra ciudad como una manera de poner en contexto contextualizar la situación que se vive actualmente y para tener clara la problemática y sus alternativas.

 

1.1 La basura en el DF

 

Lo que entendemos como basura es aquello que no tiene valor y que nos estorba. La definición de Residuo Sólido Urbano es: “residuo generado en casas habitación, que resultan de la eliminación de los materiales utilizados, de los productos que se consumen y de sus envases, embalajes o empaques, que provienen de cualquier otra actividad que genere residuos con características domiciliarias resultantes de la limpieza de las vías y lugares públicos, siempre que no sean considerados en las legislaciones correspondientes como residuo de manejo especial (Mora-Reyes, 2004)”.  Lo que no ha quedado claro es que el residuo de alguien puede ser materia prima para otra persona, industria, gobierno u otro.

 

La basura es un problema social, económico, político, cultural y ecológico. Es una situación alarmante para todo tipo de naciones y niveles socioculturales; y en las últimas décadas el problema se ha visto incrementado gracias a que gran parte de la economía mundial se basa en el consumismo. Los patrones de consumo de nuestras sociedades no tienen conciencia ecológica, es un consumismo irracional que vincula de manera directa el bienestar de la gente con los bienes materiales que posee. Situación que ocasiona que lugares en los que se concentra la riqueza como en las grandes urbes, haya una excesiva demanda de los servicios para el manejo y disposición de la basura que supera la capacidad y el presupuesto de nuestros gobiernos (Mora-Reyes, 2004). Entonces, el primer problema de la basura comienza en su eliminación y no en la reutilización ni en el reciclaje. En México, según los datos oficiales de la Secretaría del Medio Ambiente del DF se genera alrededor de 12 mil toneladas de basura al día. Pero existen otras investigaciones que muestran que en realidad son entre 18-20 mil toneladas al día (Castillo-Berthier et al., 1997). Es decir, más de 1.5 kg de basura por persona al día. El 50% de la basura proviene de las casas y se divide de la siguiente manera:

 

 

Este recuadro (Mora-Reyes, 2004) nos indica que 40% de la basura es orgánica, lo que significa que es completamente biodegradable y que con un tratamiento adecuado se podría aprovechar para la generación de energía a través del metano o para crear fertilizantes mediante una composta.

 

A. Implicaciones socioeconómicas de la basura

 

Haciendo una búsqueda en la red sobre información de basura en varias secretarías encargadas del ambiente, es evidente notar que los datos son escasos y poco precisos. En México existe toda una mafia alrededor de la basura que tiene como consecuencia una pésima eficiencia y un gasto inútil de dinero. En el 2002 el GDF gastó alrededor de 200 millones de pesos en el servicio de limpieza y 100 millones de pesos para limpiar presas y coladeras ya que sólo se colecta el 85% de la basura.

Los barrenderos, así como los choferes de los camiones de basura y los pepenadores son los encargados de reciclar lo que es valioso y venderlo. Resulta que “Lavar Basura” es todo un negocio puesto que hay grandes ganancias, manejos oscuros y no se pagan impuestos (Rascón, 2002).

La gente que recibe un salario para proporcionarle un servicio a la sociedad, como son los barrenderos, se dedican a buscar en las basuras de las casas residuos como cartón, papel, vidrio, aluminio, cobre, plástico y todo lo que sea comercializable para poderlo vender. De tal modo que su trabajo que es el limpiar las vías públicas queda mediocremente terminado. Asimismo, los choferes de la basura pasan más por colonias de mayor ingreso en donde la comercializable es más abundante dejando con un muy mal servicio a las colonias pobres en las que hay más basura orgánica que inorgánica.  Sin contar que cada chofer cobra propina y gana alrededor de 10 mil pesos mensuales de todo lo que reciclan (Mora-Reyes, 2004). De tal manera que la basura es una forma de generar empleos clandestinos y una fuente de explotación. Gran parte de la falta de información sobre la basura y de la falta de generar estrategias eficientes que combatan este problema está en que las mafias de pepenadotes ha adquirido “derechos” sobre la basura y no permiten que sociedades civiles o instituciones de gobierno averigüen datos importantes.  Pero desgraciadamente es sabido que quitarle a toda esta gente su fuente de ingreso significaría suspender el servicio de limpia de la ciudad de México, la cual en tres días se vería completamente repleta de desechos. Por lo que las autoridades se encuentran hasta cierto punto atadas de manos (Rascón, 2002). Esta es una de las principales razones por las que cuando se trata de implementar un programa eficiente de reciclaje de basura, hay fuertes rechazos.

 

A falta de un sistema de recopilación y reciclaje de basura, es necesario que la sociedad civil empiece a actuar. No podemos seguir esperando a que las autoridades resuelvan este problema mientras nosotros nos quedamos sentados con los brazos cruzados. Todos nosotros somos generadores de basura y el hecho de que la depositemos en un cesto no significa que le estamos poniendo solución al problema; simplemente estamos pasando el problema a otras personas.

 

B. La basura: contaminación y pérdida de la biodiversidad

 

La mayor parte de la basura generada en nuestra ciudad llega a los tiraderos. En México, debido a la falta de regulaciones y su incumplimiento, son una fuente muy importante de contaminación de suelo, aire y agua. Evidentemente la contaminación trae consigo problemas graves en la conservación de varios organismos. Cuando no hay buenos reglamentos sobre los tiraderos, el suelo puede quedar tan contaminado y acidificado que difícilmente las plantas pudieran volver a crecer ahí. Siendo las plantas las iniciadores de la cadena trófica sin ellas tampoco se puede esperar que lleguen animales que no están asociados con enfermedades o que se alimenten de basura. Las propiedades naturales del suelo permiten que tenga resilencia, pero el sometimiento a actividades intensivas propicia la pérdida de su productividad y su capacidad de autoregeneración. Es muy importante mantener en mente que el suelo tiene una estrecha relación con los mantos acuíferos y que por tanto hay que darle la misma importancia a la calidad del suelo que a la del agua del subsuelo (Medio-ambiente, 2005). Al no separar la basura, la descomposición de lo orgánico que es soluble en agua genera con la lluvia sustancias conocidas como lixiviados. Estas sustancias líquidas pueden atravesar el suelo hasta llegar a los mantos acuíferos de donde obtenemos nuestra agua para beber (Flores-Bedregal, 2003 y Medio-ambiente, 2005). De tal forma, que la separación de la basura es primordial antes de que ésta sea depositada en los rellenos sanitarios. Aunado al problema de los mantos acuíferos, la basura que no es depositada en rellenos sanitarios, sino en tiraderos clandestinos es llevada por la lluvia hacia ríos y lagos. Esto ocasiona contaminación en aguas dulces que no nada más provocan pérdidas en las poblaciones de peces y otros organismos acuáticos, sino también en organismos terrestres como aves y mamíferos que la utilizan (Flores-Bedregal, 2003).   

            En cuanto a la contaminación del aire, se puede decir que al no aprovechar todos los productos secundarios provenientes de los tiraderos se genera una gran cantidad de gases como metano y dióxido de carbono que contribuyen fuertemente al cambio climático (Medio-ambiente, 2005). Pero hablando a escalas más pequeñas, los tiraderos contaminan las áreas cercanas con polvo, heces fecales, y esporas de organismos patógenos, entre otros.

 

En algunos países europeos como Francia, UK y España, se invierten grandes sumas de dinero en tecnologías y sistemas modernos de tratamiento de basura. Estas tecnologías permiten la separación de los residuos que son reciclables de los que no lo son. Lo que queda al final del proceso de separación es quemado y la energía calorífica restante utilizada para generar electricidad. Se debe tratar que las cosas tengan un ciclo de vida cerrado. Es decir, la manzana que es desechada puede utilizarse para hacer una composta que posteriormente fertilice un huerto en el que se vuelvan hacer crecer manzanas. Y de este mismo modo, tratar de que todos los materiales desechables sean materia prima para la construcción de otros materiales (clase de Contaminación “Imperial Collage London”).

Otra solución que recientemente el gobierno del Reino Unido ha propuesto para los grandes basureros de zonas urbanas, es el de reforestar y crear áreas verdes. Mediante alta tecnología en diseño e ingeniería, se cubren ciertos criterios que evitan el escape de gases y lixiviados para que los basureros cubiertos puedan ser restaurados con organismos nativos y exóticos. De esta manera se le da un uso recreativo al suelo e incluso recobra biodiversidad de plantas, insectos y algunas aves (Dickinson et al, 2005).

 

1.2 La Huella Ecológica

 

Este concepto es bastante reciente y se ha vuelto muy popular por que es una forma de acercarse a la gente y de hacerle ver de manera muy sencilla el fuerte impacto que está teniendo sobre el ambiente. Esta evaluación sería un primer intento de hacer conciencia en los residentes de nuestra colonia y hacerlos partícipes en este proyecto de reciclaje.

La huella ecológica es una manera de saber que tan sustentable es nuestro estilo de vida. Con sustentable nos referimos a qué tan capaz está siendo la naturaleza de reabastecer nuestras demandas sin alterar su equilibrio. Se puede medir la huella ecológica del planeta, de un país, de una ciudad y de cada uno de los individuos. La huella ecológica se mide como el total en superficie de tierra o mar ecológicamente productivos ocupados que se requerien para producir todos los recursos consumidos y para asimilar todos los desechos generados por un individuo o una población utilizando la tecnología actual. Para que el ser humano pueda sobrevivir, consume lo que la naturaleza le ofrece, pero esto se vuelve preocupante cuando los recursos utilizados por el ser humano exceden la capacidad de la Tierra para renovarlos. Actualmente la huella ecológica del planeta sobrepasa su capacidad de renovar recursos por un aproximado de 23%. Lo que significa que la Tierra necesita un año y dos meses para que el planeta regenere lo que se consumió en un año (Global Footprint Network, 2008).

En nuestro país se tiene una huella ecológica de aproximadamente 2.6 hectáreas en promedio, cuando en realidad lo que habría disponible para cada habitante, por nuestra densidad poblacional y territorio, sería alrededor de 1.4 hectáreas, por lo que hay un déficit de 1.2 hectáreas, es decir, estamos ocupando mucho más de lo que debemos para mantener el equilibrio (GlobalFootprintNetwork, 2008).

 

1.3 El Pedregal Como estudio de Caso

 

La urbanización del lugar comenzó en los años cuarenta construida por arquitectos de alto renombre de la época como Luis Barragán. Se hizo una zona residencial privilegiada por estar cercana a ciudad universitaria que había sido contraída y embellecida con artistas de alto prestigio (Diego Rivera, David Sequeiros, O´Gorman y Mathias Goeritz).

Actualmente, es una de las colonias más grandes e importantes del suroeste de la ciudad y muy posiblemente una de las zonas que mayor cantidad de basura generan. A partir de las preguntas que se realizan en el medidor de la huella ecológica (número de focos en casa, existencia de centro de lavado, número de vehículos, tipo de productos alimenticios que consume, número de viajes al año, número de personas en casa, principalmente), es posible calcular que el promedio de los residentes del Pedregal tiene una huella ecológica de entre 3-4 planetas. Si comenzamos con una campaña en la que medimos la huella ecológica de los residentes para que se sorprendan del impacto negativo que están teniendo en el ambiente, posiblemente su colaboración con el proyecto se vería incrementado. Una manera accesible y fácil para que la gente pudiera decrecer su huella ecológica es mediante el reciclaje de basura.

 

2. OBJETIVOS Y MÉTODOS

 

El objetivo del presente trabajo es juntar la información básica necesaria para poder crear una propuesta de reciclaje en la colonia.

             Para lograr lo anterior se investigó la forma más adecuada de separar y depositar la basura en diferentes contenedores y se encontraron contactos de centros de acopio que podrían ayudarnos a hacer más eficiente el proyecto y a recoger parte de la basura. También se entrevistaron a 52 mujeres residentes del Pedregal.  Las zonas de entrevistas fueron en la gasolinera, la escuela de ballet y el Superama por ser la plaza en la que se podría ubicar el centro de acopio, tanto por cuestiones de espacio, como porque la oficina de los colonos se encuentra en la misma plaza. El género de los entrevistados fue femenino porque son en general, las encargadas de separar la basura en casa.

Como una segunda etapa, se propone hacer una campaña algunos fines de semana, para que la gente pueda medir su huella ecológica y se percate de que una manera fácil de reducirla es mediante el reciclaje.

 

3. RESULTADOS

 

En general, los resultados nos muestran que la mayoría de las residentes del Pedregal de San Ángel están conscientes de que la basura es uno de los principales problemas ambientales de la actualidad. Sin embargo, todavía una gran proporción no hace nada al respecto y otra porción importante no está interesada en ayudar en el proyecto.

 

Fig. 1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como la Fig. 1 lo indica, el 98% de las mujeres encuestadas responden saber la gravedad del problema de la basura. Sin embargo, 21% de la gente responde no hacer nada al respecto (Fig. 2). La mayoría se quejan de que cuando se hace un esfuerzo por separar la basura en casa, el camión de la basura vuelve a juntarla toda. Esta situación es parcialmente verdad. Tal vez las amas de casa ven que el camión de la basura se va con todas las bolsas y que deposita la basura toda junta, pero a ellos mismos les conviene tener la basura separada para poderla vender. Sin embargo, como se mencionó en los antecedentes esta cadena de situaciones se vuelve una mafia que resulta en malos manejos e incluso explotación.

 

 

Fig. 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por lo que muy posiblemente, si se ofreciera una opción de depositar su basura en contenedores por separado en un centro de acopio de la colonia que esté accesible a los hogares, el entusiasmo por hacer algo al respecto aumentaría. Esta hipótesis es sustentada por la respuesta de las mujeres a la siguiente pregunta:

 

 

Fig. 3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De las mujeres que respondieron no hacer nada al respecto en sus casas, el 81% mostró tener interés en hacer algo si se les asegurara que sería un proceso eficiente y accesible.  Sin embargo, no mucha gente confía en las acciones realizadas por la dirección de residentes (Fig. 4),  por lo que cuando se proponía empezar el proyecto con dinero de las cuotas mensuales, una gran proporción de personas mostró no estar a favor:

 

 

Fig. 4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por último, la mayoría de los residentes entrevistados no están entusiasmados con formar parte del proyecto o participar de alguna manera (Fig. 5). Sin embargo, hubieron dos residentes muy interesadas que proporcionaron contactos y que nos hicieron saber que ellas ya estaban empezando a juntar diferentes tipos de basura en su calle: Carmen Razam 56525270 y Patricia Lozano 55680942.

 

Fig. 5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El poder hacer estas entrevistas con residentes del Pedregal fue muy enriquecedor para darme cuenta de varias cosas. En primera, que la gente es muy poco accesible a contestar y colaborar. Y por otro lado, la mayoría no muestra un interés significativo por temas relacionados con el ambiente. Estas actitudes nos muestran que el proyecto tendrá que estar muy bien organizado desde un principio y que va a ser necesario hacerlo llamativo para poder atraer su atención. De otra manera será difícil hacer que cooperen. La mayoría de la gente no quiere invertir un poco más de esfuerzo a sus vidas, de tal forma que tenemos que hacer los contenedores lo más accesibles posibles y tener a una persona encargada de mostrar y repartir información sobre cómo separar y depositar la basura.

 

4. FORMAS ADECUADAS DE SEPARAR Y DEPOSITAR LA BASURA

 

A pesar de la importancia de un proyecto de reciclaje, es indispensable mantener informada y alerta a la gente sobre la relevancia de evitar desechar e incrementar el re-uso. En caso de que nuestra última opción sea reciclar, es necesario saber cómo depositar cada uno de los materiales. A pesar de que pudiera parecer una actividad tediosa al principio, una vez que se sabe qué se tiene que hacer con cada empaque, botella, bolsa, etc., se vuelve una tarea fácil y gratificante por saber que se está ayudando a vivir en un mejor lugar.

 

Se propone tener contenedores de papel y cartón, plástico, vidrio, metal, tetra pack, pilas y pet.

 

Reciclaje de papel y cartón

En este recipiente deben ir hojas utilizadas por ambos lados (si sólo han sido utilizadas por un lado, pueden ser reutilizadas), periódicos, cuadernos, cajas, empaques, sobres y folders. Es muy importante NO mezclar servilletas o pañuelos desechables.

 

Reciclaje de plástico

En este contenedor deben ir los envases de agua, refrescos, plástico duro como envases de pinol, schampoo y cloro; así como yogurt, popotes y bolsas de plástico. Todos los materiales deben de venir enjuagados.

 

 

Reciclaje de vidrio

Este contenedor debe llevar frascos, botellas, pedacería de ventanas, vasos y jarras. No debemos olvidar enjuagar las botellas y los frascos.

 

 

Reciclaje de metal

En este grupo se encuentran las latas de todo tipo, corcholatas, alambres, ganchos, etc. Al igual que en los contenedores anteriores es importante enjuagar antes de depositarlos.

 

Reciclaje de tetra pack

Este material suele confundirse con el cartón, pero está constituido por otros materiales que evitan que pueda mezclarse con éste: 75% de cartón, 20% de polietileno y 5% de aluminio. Todos estos materiales pueden ser reciclados, desde el cartón para generar otro tipo de papel hasta el aluminio y el polietileno para fabricar paneles aglomerados usados para la industria de la construcción. Por otro lado, si se incineran de una manera adecuada, pueden ser una fuente valiosa de combustible (yoreciclo.cl, 2008). En general las leches y los jugos que vienen en envases tetra pack lo indican al consumidor con alguna etiqueta o logo. Estos envases deben de ser cortados por un lado, enjuagados y escurridos para después ser reducidos de tamaño o “doblados”.

 

Reciclaje de PET

El PET es un envase de una resina termoplástico conocida como Tereftalato de Etileno. Este material se puede reciclar en hilo y por tanto ropa o peluches, así como en otros envases. Para poderlos recopilar de manera adecuada deben también venir enjuagados y reducidos de tamaño. Se pueden diferenciar del resto de los envases de plástico por que presentan un número uno en la etiqueta de acuerdo a una clasificación de plásticos que va del 1-7 (ECOCE, 2008).

 

Reciclaje de pilas

Existen diferentes tipos de pilas compuestas por diferentes materiales. Pero en general, las pilas nunca se deben tirar con el resto de los desechos. Todos los tipos de pilas son muy contaminantes porque liberan metales pesados por largos periodos de tiempo. Pequeñas cantidades de metales pueden contaminar una gran cantidad de agua: una pila de 1.5 V puede contaminar hasta 167,000 litros de agua, una pila de botón (mercurio) puede contaminar hasta 600,000 litros de agua. En México, cada persona utiliza en promedio 10 pilas al año, cuando fabricar una pila consume 50 veces más energía que la que ésta brinda. Además, su contenido tóxico es del 30-50%. Las pilas contienen contaminantes importantes como mercurio (que puede causar cáncer, es bioacumulable y daña cerebro, riñones, y puede provocar retraso mental, ceguera y convulsiones), plomo (daña sistema nervioso, riñones y sistema reproductivo), litio (neurotóxico y tóxico para riñones. También puede causar fallas respiratorias, problemas en el corazón e incluso la muerte), cadmio (puede causar cáncer, lesiones en pulmones y riñones), níquel (puede producir problemas en la piel, bronquities crónico y cáncer) (Reciclaje, 2008).

Por todas estas razones, es mejor dejar de utilizar baterías o utilizar las menos posible. Pero en caso de ya tener algunas en casa, es importante que se lleven a un lugar adecuado para que puedan ser recicladas. Todos estos contaminantes pueden extraerse y reutilizarse en otros instrumentos como termómetros que son sumamente costosos. Para reciclar pilas es necesario que ambos extremos estén cubiertos con cinta adhesiva.

 

Otros

Los materiales como bolsas de plástico sucias, papel de envoltura de tortillas, servilletas usadas, toallas sanitarias, colillas de cigarro, envolturas de papas fritas, envases de gelatina, plumas, platos y vasos de: unicel, plástico y cartón. Son basura inorgánica que ya no tiene posibilidades de ser reciclada por lo que hay que evitarlas lo más posible.

 

Es muy importante mencionar, que actualmente hay un pequeño centro de acopio de pilas en la calle de Agua y un centro de acopio de tetrapack en el Superama. La idea es complementar estos contenedores y ampliarlos por que resultan muy pequeños para el tamaño poblacional de la colonia. Además, es importante mantenerlos todos en un mismo lugar para que sean más evidentes.

 

 

 

5. CONTACTOS DE CENTROS DE ACOPIO

 

En nuestra ciudad existen algunos sitios en los que se puede entregar la basura de manera separada. Se piensa que los colonos del Pedregal nos podríamos poner de acuerdo con uno o varios centro de acopio para que nos ayudaran a recoger parte de la basura. La ONG conocida como ECOCE señala en su página de internet que podemos pedirles asesoramiento sobre cómo tener un proyecto de reciclaje exitoso.

 

           Nombre                             Contacto                             Material a Reciclar

ECOCE

52 81 53 18

PET

Anselmo e Israel Hernández Santiago

55 38 62 48

J. Hernández, esquina con Dávalos # 135-B Col. Algarín CP 06880, México D.F.

Papel y Cartón

Aluminio

Radiografías y negativos

Bolsas de plástico

Juan Carlos Ponce

56 87 44 68

Juan Carlos Pacheco

Gabriel Mancera 349-B, Colonia del Valle CP 03100

Papel y Cartón

Aluminio

Gerardo Fausto

55 38 91 91

Calzada la Viga # 417 Col. Viaducto Piedad

Papel y Cartón

Aluminio

PET

 

 

6. CONCLUSIONES

 

Es sabido por varios residentes la existencia de los intentos fallidos de los proyectos de reciclaje anteriores, pero es importante que sepan que existe una propuesta formal que puede estar al alcance de todo aquél que tenga un mayor interés por saber lo que se está haciendo.

Teniendo la información principal de qué hacer en dónde, sólo hace falta seguir el curso del proceso e ir integrando a la gente. La propuesta es un buen comienzo pero es importante que no se quede en el papel sino que se lleve a la acción. Nuestra colonia puede ser un buen ejemplo a seguir si le dedicamos algo de tiempo y paciencia a este proyecto de reciclaje.
7. REFERENCIAS

Castillo-Berthier, H., Guitiérrez, E. and López, R. (1997) Los residuos sólidos peligrosos: ¿Un riesgo sin solución?, México, D.F., [Online] Disponible, [Acceso el 26 Septiembre]

Dickinson, N., Rawlinson, H., Nolan, P. and Putwain, P. (2005) Community forestry on old landfill sites. Quarterly Journal of Forestry, 99, 262-270.

GlobalFootprintNetwork (2008) Ecological footprint, [Online] Disponible, [Acceso el 26 Septiembre]

ECOCE (2008) Asociación Civil de Reciclado, [Online] Disponible en: http://www.ecoce.org.mx, [Acceso el 28 de octubre]

Flores-Bedregal, Teresa. 2003.El agua y la biodiversidad. Biodiversity Reposrting Award.

Medio-Ambiente (2005) Los contaminantes, [Online] Disponible en: http://www.maedio-ambiente.info.

Mora-Reyes, J. A. (2004). “El Problema de la basura en la Ciudad de México.” Fundación de Estudios Urbanos y Metropolitanos.

Rascón, M. (2002). “Producción de basura en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.” Boletín Informativo del Centro de Investigaciones de Diseño Industrial México, D.F.

Yoreciclo.cl. (2008). Materiales Reciclables, [Online] Disponible, [Accesado el 27 de octubre]

 

Reciclaje (2008) Biodegradable [Online] Disponible en: http://www.biodegradable.com.mx, [Accesado el 27 de octubre] 

Leave a comment »

presentación anp

Hola subo de nuevo la presentación de anp, reduje la resolución de las imágenes para que no tengan problema

áreas protegidas areas-naturales-protegidas1

Saludos

Leave a comment »

Mensaje tema dado por visto

Alumnos,

La presentacion que subi en un mensaje previo de la clase de Reintroducciones que se suspendio estaba incompleta. esta es la version completa. Saludos, Patricia

Reintroducciones clase-reintroducciones1

Leave a comment »