Shepston 2007

Shepston, K. 2007. Evidence to support the succesful reintroduction of Alouatta pigra to the Naha region of Chiapas, Mexico. Dissertation for Master of Arts. Texas State University-San Marcos. Department of Anthropology. 92 pp.

La tesis comienza dando una introducción sobre lo que es primatología y etnoprimatología y que en Estados Unidos de América no han sido muy estudiadas estas disciplinas. La razón principal para estudiarlas es porque hay que conocer más de las especies que están más emparentadas con nosotros, y para esto menciona que existen disciplinas entre la ecología humana y la ecología de los primates: ecología comparativa, ecología de la depredación, ecología simbiótica, ecología cultural, etnoecología y ecología de la conservación; y la última es la más importante y de lo que aborda principalmente en la tesis, pues menciona la autora que no debemos ver al hombre como una especia aparte, debe ser tomada como parte de los ecosistemas.

Por lo que su estudio lo realizó con monos aulladores negros (Alouatta pigra) que es una especie que pasó en 2000 de estar  bajo menor protección a en peligro en el 2003 en la lista roja de la IUCN; en Nahá, Chiapas que es una zona junto a la selva lacandona, entre los polígonos de las reservas de la biósfera de Montes Azules y de la Lacantún. Menciona que lo primero que había que saber era si había interacción entre los humanos y los monos, si compartían recursos, como se extendían en el territorio y la manera en la que lo hacían, para saber si la conservación de los monos aulladores negros en este lugar era pertinente. Cabe resaltar que los monos aulladores negros se habían extinto localmente en los 80’s (que fue cuando hubo una notable apertura de caminos hacia la selva) y que regresaron hacía dos años (en el 2005 aprox.). La razón por la que los monos se habían extinto, además de la apertura de caminos fue porque la gente comenzó a deforestar más la selva pues la actividad agrícola ya no era rentable; y comenzaron a cambiar cada vez más el uso del suelo, propiciando la fragmentación de la selva. Esta actividad conllevó a la explotación de especies que podían ser cazadas en la selva, incluyendo al mono aullador negro.

Para la realización del estudio se usaron tres metodologías:

1.    Caminatas para hacer censos poblacionales, donde el transecto más corto fue de 50 metros y el más largo de 1700 metros, con un total de 8355 metros recorridos. Durante estas caminatas solo se observaron a dos individuos, probablemente tres; y los demás registros que se obtuvieron fue por medio de llamados. Aunque de esta manera la autora tampoco obtuvo muchos registros, esto lo asoció a la actividad humana (que incrementó durante el periodo que ella estuvo presente). A que cuando ella llegó si escuchó algunos aullidos pero luego ya no, pero se dio cuenta que su llegada había coincidido con la época de frutificación.

2.    Análisis de a vegetación. Hizó dos cuadrantes para medir la vegetación, donde midió el DAP de los árboles, anchura basal y su cobertura. Además de que identificó especies de árboles y especies de frutos. Ya que los monos aulladores negros son vegetarianos, en sí comen follaje, pero complementan su alimentación con frutos principalmente. Tuvo buenos resultados para el bosque de Nahá, ya que contiene 274 árboles con un DAP ³ 10 cm, lo que es recomendable, pues según la bibliografía los más usados son de 20 cm aprox. De los cuales pudo caracterizar 37 especies con ayuda de los pobladores y 15 tipos de frutos de los cuales 12 fueron identificados como comestibles por los monos. Y aunque la selva está fragmentada se consideró que la población o las tropas de monos que viven en Nahá tienen conectores en su hábitat, lo que ayuda al flujo génico.

3.    Entrevistas a la gente local de la Lacandona Maya. Las entrevistas las hizo a los pobladores del lugar y una respuesta que creo que es de suma importancia y que no fue analizada a fondo es que los monos solo aparecen en Nahá por temporadas. Esto es importante porque al no haber sabido el tamaño poblacional de los monos en la región, ni mucho menos sus ámbitos hogareños y solo escucharlos en ocasiones, podría ser que estos monos, solo provengan de una tropa y ocupen esta zona para alimentación, descanso o reproducción, habría que hacer un estudio más detallado para ello. O si solo se vieron a dos o probablemente tres individuos pueden ser individuos echados de otras tropas de lugares cercanos.

Es importante la generación de primeros conocimientos de organismos, pero también lo es tomar en cuenta los demás aspectos de ellos, para poder dar respuestas y propuestas sobre la conservación de los mismos.

Al parecer según el estudio de la vegetación y con las expectativas de que la gente está dispuesta a participar en la conservación pues quieren llamar la atención de turistas; Nahá puede ser un buen lugar para la conservación del mono aullador negro y con este pretexto buen motivo para la conservación de la selva tropical más extensa del mundo: la selva Lacandona.

Alina Gabriela Monroy Gamboa

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: