PROYECTO

 

 

 

Lic. Claudia Segovial

Estimada Presidenta

de la Asociación de Residentes

del Pedregal de San Ángel

 

P R E S E N T E

 

 

Por este medio quisiera entregarle una propuesta de proyecto para comenzar un programa de reciclado en nuestra colonia. Se llevó a cabo una pequeña investigación sobre los principales problemas de no reciclar la basura, así como la elaboración de una encuesta que nos permite tener una idea de lo que piensan los residentes al respecto y si estarían o no dispuestos a colaborar con un proyecto. Por último se entregan unos cuantos contactos de centros de acopio con los que podríamos ponernos en contacto para tener un mejor asesoramiento de cómo llevar a cabo el proyecto, y para negociar la posibilidad de que ellos pasaran por ciertos productos que sean de su interés.

 

Sin más por el momento, propongo que hagamos una junta con la gente correspondiente para mostrar la propuesta  y empezar a movilizarnos lo antes posible. Le envío un saludo cordial.

 

A T E N T A M E N T E

 

 

 

 

 

 

M. en C. Carolina Ureta Sánchez (residente del Pedregal desde hace 25 años)
LA BASURA, UN PROBLEMA QUE COBRA TINTES ALARMANTES: EL PEDREGAL COMO ESTUDIO DE CASO

 

1. ANTECEDENTES

Esta propuesta comienza con antecedentes sobre el problema de la basura en nuestra ciudad como una manera de poner en contexto contextualizar la situación que se vive actualmente y para tener clara la problemática y sus alternativas.

 

1.1 La basura en el DF

 

Lo que entendemos como basura es aquello que no tiene valor y que nos estorba. La definición de Residuo Sólido Urbano es: “residuo generado en casas habitación, que resultan de la eliminación de los materiales utilizados, de los productos que se consumen y de sus envases, embalajes o empaques, que provienen de cualquier otra actividad que genere residuos con características domiciliarias resultantes de la limpieza de las vías y lugares públicos, siempre que no sean considerados en las legislaciones correspondientes como residuo de manejo especial (Mora-Reyes, 2004)”.  Lo que no ha quedado claro es que el residuo de alguien puede ser materia prima para otra persona, industria, gobierno u otro.

 

La basura es un problema social, económico, político, cultural y ecológico. Es una situación alarmante para todo tipo de naciones y niveles socioculturales; y en las últimas décadas el problema se ha visto incrementado gracias a que gran parte de la economía mundial se basa en el consumismo. Los patrones de consumo de nuestras sociedades no tienen conciencia ecológica, es un consumismo irracional que vincula de manera directa el bienestar de la gente con los bienes materiales que posee. Situación que ocasiona que lugares en los que se concentra la riqueza como en las grandes urbes, haya una excesiva demanda de los servicios para el manejo y disposición de la basura que supera la capacidad y el presupuesto de nuestros gobiernos (Mora-Reyes, 2004). Entonces, el primer problema de la basura comienza en su eliminación y no en la reutilización ni en el reciclaje. En México, según los datos oficiales de la Secretaría del Medio Ambiente del DF se genera alrededor de 12 mil toneladas de basura al día. Pero existen otras investigaciones que muestran que en realidad son entre 18-20 mil toneladas al día (Castillo-Berthier et al., 1997). Es decir, más de 1.5 kg de basura por persona al día. El 50% de la basura proviene de las casas y se divide de la siguiente manera:

 

 

Este recuadro (Mora-Reyes, 2004) nos indica que 40% de la basura es orgánica, lo que significa que es completamente biodegradable y que con un tratamiento adecuado se podría aprovechar para la generación de energía a través del metano o para crear fertilizantes mediante una composta.

 

A. Implicaciones socioeconómicas de la basura

 

Haciendo una búsqueda en la red sobre información de basura en varias secretarías encargadas del ambiente, es evidente notar que los datos son escasos y poco precisos. En México existe toda una mafia alrededor de la basura que tiene como consecuencia una pésima eficiencia y un gasto inútil de dinero. En el 2002 el GDF gastó alrededor de 200 millones de pesos en el servicio de limpieza y 100 millones de pesos para limpiar presas y coladeras ya que sólo se colecta el 85% de la basura.

Los barrenderos, así como los choferes de los camiones de basura y los pepenadores son los encargados de reciclar lo que es valioso y venderlo. Resulta que “Lavar Basura” es todo un negocio puesto que hay grandes ganancias, manejos oscuros y no se pagan impuestos (Rascón, 2002).

La gente que recibe un salario para proporcionarle un servicio a la sociedad, como son los barrenderos, se dedican a buscar en las basuras de las casas residuos como cartón, papel, vidrio, aluminio, cobre, plástico y todo lo que sea comercializable para poderlo vender. De tal modo que su trabajo que es el limpiar las vías públicas queda mediocremente terminado. Asimismo, los choferes de la basura pasan más por colonias de mayor ingreso en donde la comercializable es más abundante dejando con un muy mal servicio a las colonias pobres en las que hay más basura orgánica que inorgánica.  Sin contar que cada chofer cobra propina y gana alrededor de 10 mil pesos mensuales de todo lo que reciclan (Mora-Reyes, 2004). De tal manera que la basura es una forma de generar empleos clandestinos y una fuente de explotación. Gran parte de la falta de información sobre la basura y de la falta de generar estrategias eficientes que combatan este problema está en que las mafias de pepenadotes ha adquirido “derechos” sobre la basura y no permiten que sociedades civiles o instituciones de gobierno averigüen datos importantes.  Pero desgraciadamente es sabido que quitarle a toda esta gente su fuente de ingreso significaría suspender el servicio de limpia de la ciudad de México, la cual en tres días se vería completamente repleta de desechos. Por lo que las autoridades se encuentran hasta cierto punto atadas de manos (Rascón, 2002). Esta es una de las principales razones por las que cuando se trata de implementar un programa eficiente de reciclaje de basura, hay fuertes rechazos.

 

A falta de un sistema de recopilación y reciclaje de basura, es necesario que la sociedad civil empiece a actuar. No podemos seguir esperando a que las autoridades resuelvan este problema mientras nosotros nos quedamos sentados con los brazos cruzados. Todos nosotros somos generadores de basura y el hecho de que la depositemos en un cesto no significa que le estamos poniendo solución al problema; simplemente estamos pasando el problema a otras personas.

 

B. La basura: contaminación y pérdida de la biodiversidad

 

La mayor parte de la basura generada en nuestra ciudad llega a los tiraderos. En México, debido a la falta de regulaciones y su incumplimiento, son una fuente muy importante de contaminación de suelo, aire y agua. Evidentemente la contaminación trae consigo problemas graves en la conservación de varios organismos. Cuando no hay buenos reglamentos sobre los tiraderos, el suelo puede quedar tan contaminado y acidificado que difícilmente las plantas pudieran volver a crecer ahí. Siendo las plantas las iniciadores de la cadena trófica sin ellas tampoco se puede esperar que lleguen animales que no están asociados con enfermedades o que se alimenten de basura. Las propiedades naturales del suelo permiten que tenga resilencia, pero el sometimiento a actividades intensivas propicia la pérdida de su productividad y su capacidad de autoregeneración. Es muy importante mantener en mente que el suelo tiene una estrecha relación con los mantos acuíferos y que por tanto hay que darle la misma importancia a la calidad del suelo que a la del agua del subsuelo (Medio-ambiente, 2005). Al no separar la basura, la descomposición de lo orgánico que es soluble en agua genera con la lluvia sustancias conocidas como lixiviados. Estas sustancias líquidas pueden atravesar el suelo hasta llegar a los mantos acuíferos de donde obtenemos nuestra agua para beber (Flores-Bedregal, 2003 y Medio-ambiente, 2005). De tal forma, que la separación de la basura es primordial antes de que ésta sea depositada en los rellenos sanitarios. Aunado al problema de los mantos acuíferos, la basura que no es depositada en rellenos sanitarios, sino en tiraderos clandestinos es llevada por la lluvia hacia ríos y lagos. Esto ocasiona contaminación en aguas dulces que no nada más provocan pérdidas en las poblaciones de peces y otros organismos acuáticos, sino también en organismos terrestres como aves y mamíferos que la utilizan (Flores-Bedregal, 2003).   

            En cuanto a la contaminación del aire, se puede decir que al no aprovechar todos los productos secundarios provenientes de los tiraderos se genera una gran cantidad de gases como metano y dióxido de carbono que contribuyen fuertemente al cambio climático (Medio-ambiente, 2005). Pero hablando a escalas más pequeñas, los tiraderos contaminan las áreas cercanas con polvo, heces fecales, y esporas de organismos patógenos, entre otros.

 

En algunos países europeos como Francia, UK y España, se invierten grandes sumas de dinero en tecnologías y sistemas modernos de tratamiento de basura. Estas tecnologías permiten la separación de los residuos que son reciclables de los que no lo son. Lo que queda al final del proceso de separación es quemado y la energía calorífica restante utilizada para generar electricidad. Se debe tratar que las cosas tengan un ciclo de vida cerrado. Es decir, la manzana que es desechada puede utilizarse para hacer una composta que posteriormente fertilice un huerto en el que se vuelvan hacer crecer manzanas. Y de este mismo modo, tratar de que todos los materiales desechables sean materia prima para la construcción de otros materiales (clase de Contaminación “Imperial Collage London”).

Otra solución que recientemente el gobierno del Reino Unido ha propuesto para los grandes basureros de zonas urbanas, es el de reforestar y crear áreas verdes. Mediante alta tecnología en diseño e ingeniería, se cubren ciertos criterios que evitan el escape de gases y lixiviados para que los basureros cubiertos puedan ser restaurados con organismos nativos y exóticos. De esta manera se le da un uso recreativo al suelo e incluso recobra biodiversidad de plantas, insectos y algunas aves (Dickinson et al, 2005).

 

1.2 La Huella Ecológica

 

Este concepto es bastante reciente y se ha vuelto muy popular por que es una forma de acercarse a la gente y de hacerle ver de manera muy sencilla el fuerte impacto que está teniendo sobre el ambiente. Esta evaluación sería un primer intento de hacer conciencia en los residentes de nuestra colonia y hacerlos partícipes en este proyecto de reciclaje.

La huella ecológica es una manera de saber que tan sustentable es nuestro estilo de vida. Con sustentable nos referimos a qué tan capaz está siendo la naturaleza de reabastecer nuestras demandas sin alterar su equilibrio. Se puede medir la huella ecológica del planeta, de un país, de una ciudad y de cada uno de los individuos. La huella ecológica se mide como el total en superficie de tierra o mar ecológicamente productivos ocupados que se requerien para producir todos los recursos consumidos y para asimilar todos los desechos generados por un individuo o una población utilizando la tecnología actual. Para que el ser humano pueda sobrevivir, consume lo que la naturaleza le ofrece, pero esto se vuelve preocupante cuando los recursos utilizados por el ser humano exceden la capacidad de la Tierra para renovarlos. Actualmente la huella ecológica del planeta sobrepasa su capacidad de renovar recursos por un aproximado de 23%. Lo que significa que la Tierra necesita un año y dos meses para que el planeta regenere lo que se consumió en un año (Global Footprint Network, 2008).

En nuestro país se tiene una huella ecológica de aproximadamente 2.6 hectáreas en promedio, cuando en realidad lo que habría disponible para cada habitante, por nuestra densidad poblacional y territorio, sería alrededor de 1.4 hectáreas, por lo que hay un déficit de 1.2 hectáreas, es decir, estamos ocupando mucho más de lo que debemos para mantener el equilibrio (GlobalFootprintNetwork, 2008).

 

1.3 El Pedregal Como estudio de Caso

 

La urbanización del lugar comenzó en los años cuarenta construida por arquitectos de alto renombre de la época como Luis Barragán. Se hizo una zona residencial privilegiada por estar cercana a ciudad universitaria que había sido contraída y embellecida con artistas de alto prestigio (Diego Rivera, David Sequeiros, O´Gorman y Mathias Goeritz).

Actualmente, es una de las colonias más grandes e importantes del suroeste de la ciudad y muy posiblemente una de las zonas que mayor cantidad de basura generan. A partir de las preguntas que se realizan en el medidor de la huella ecológica (número de focos en casa, existencia de centro de lavado, número de vehículos, tipo de productos alimenticios que consume, número de viajes al año, número de personas en casa, principalmente), es posible calcular que el promedio de los residentes del Pedregal tiene una huella ecológica de entre 3-4 planetas. Si comenzamos con una campaña en la que medimos la huella ecológica de los residentes para que se sorprendan del impacto negativo que están teniendo en el ambiente, posiblemente su colaboración con el proyecto se vería incrementado. Una manera accesible y fácil para que la gente pudiera decrecer su huella ecológica es mediante el reciclaje de basura.

 

2. OBJETIVOS Y MÉTODOS

 

El objetivo del presente trabajo es juntar la información básica necesaria para poder crear una propuesta de reciclaje en la colonia.

             Para lograr lo anterior se investigó la forma más adecuada de separar y depositar la basura en diferentes contenedores y se encontraron contactos de centros de acopio que podrían ayudarnos a hacer más eficiente el proyecto y a recoger parte de la basura. También se entrevistaron a 52 mujeres residentes del Pedregal.  Las zonas de entrevistas fueron en la gasolinera, la escuela de ballet y el Superama por ser la plaza en la que se podría ubicar el centro de acopio, tanto por cuestiones de espacio, como porque la oficina de los colonos se encuentra en la misma plaza. El género de los entrevistados fue femenino porque son en general, las encargadas de separar la basura en casa.

Como una segunda etapa, se propone hacer una campaña algunos fines de semana, para que la gente pueda medir su huella ecológica y se percate de que una manera fácil de reducirla es mediante el reciclaje.

 

3. RESULTADOS

 

En general, los resultados nos muestran que la mayoría de las residentes del Pedregal de San Ángel están conscientes de que la basura es uno de los principales problemas ambientales de la actualidad. Sin embargo, todavía una gran proporción no hace nada al respecto y otra porción importante no está interesada en ayudar en el proyecto.

 

Fig. 1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como la Fig. 1 lo indica, el 98% de las mujeres encuestadas responden saber la gravedad del problema de la basura. Sin embargo, 21% de la gente responde no hacer nada al respecto (Fig. 2). La mayoría se quejan de que cuando se hace un esfuerzo por separar la basura en casa, el camión de la basura vuelve a juntarla toda. Esta situación es parcialmente verdad. Tal vez las amas de casa ven que el camión de la basura se va con todas las bolsas y que deposita la basura toda junta, pero a ellos mismos les conviene tener la basura separada para poderla vender. Sin embargo, como se mencionó en los antecedentes esta cadena de situaciones se vuelve una mafia que resulta en malos manejos e incluso explotación.

 

 

Fig. 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por lo que muy posiblemente, si se ofreciera una opción de depositar su basura en contenedores por separado en un centro de acopio de la colonia que esté accesible a los hogares, el entusiasmo por hacer algo al respecto aumentaría. Esta hipótesis es sustentada por la respuesta de las mujeres a la siguiente pregunta:

 

 

Fig. 3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De las mujeres que respondieron no hacer nada al respecto en sus casas, el 81% mostró tener interés en hacer algo si se les asegurara que sería un proceso eficiente y accesible.  Sin embargo, no mucha gente confía en las acciones realizadas por la dirección de residentes (Fig. 4),  por lo que cuando se proponía empezar el proyecto con dinero de las cuotas mensuales, una gran proporción de personas mostró no estar a favor:

 

 

Fig. 4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por último, la mayoría de los residentes entrevistados no están entusiasmados con formar parte del proyecto o participar de alguna manera (Fig. 5). Sin embargo, hubieron dos residentes muy interesadas que proporcionaron contactos y que nos hicieron saber que ellas ya estaban empezando a juntar diferentes tipos de basura en su calle: Carmen Razam 56525270 y Patricia Lozano 55680942.

 

Fig. 5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El poder hacer estas entrevistas con residentes del Pedregal fue muy enriquecedor para darme cuenta de varias cosas. En primera, que la gente es muy poco accesible a contestar y colaborar. Y por otro lado, la mayoría no muestra un interés significativo por temas relacionados con el ambiente. Estas actitudes nos muestran que el proyecto tendrá que estar muy bien organizado desde un principio y que va a ser necesario hacerlo llamativo para poder atraer su atención. De otra manera será difícil hacer que cooperen. La mayoría de la gente no quiere invertir un poco más de esfuerzo a sus vidas, de tal forma que tenemos que hacer los contenedores lo más accesibles posibles y tener a una persona encargada de mostrar y repartir información sobre cómo separar y depositar la basura.

 

4. FORMAS ADECUADAS DE SEPARAR Y DEPOSITAR LA BASURA

 

A pesar de la importancia de un proyecto de reciclaje, es indispensable mantener informada y alerta a la gente sobre la relevancia de evitar desechar e incrementar el re-uso. En caso de que nuestra última opción sea reciclar, es necesario saber cómo depositar cada uno de los materiales. A pesar de que pudiera parecer una actividad tediosa al principio, una vez que se sabe qué se tiene que hacer con cada empaque, botella, bolsa, etc., se vuelve una tarea fácil y gratificante por saber que se está ayudando a vivir en un mejor lugar.

 

Se propone tener contenedores de papel y cartón, plástico, vidrio, metal, tetra pack, pilas y pet.

 

Reciclaje de papel y cartón

En este recipiente deben ir hojas utilizadas por ambos lados (si sólo han sido utilizadas por un lado, pueden ser reutilizadas), periódicos, cuadernos, cajas, empaques, sobres y folders. Es muy importante NO mezclar servilletas o pañuelos desechables.

 

Reciclaje de plástico

En este contenedor deben ir los envases de agua, refrescos, plástico duro como envases de pinol, schampoo y cloro; así como yogurt, popotes y bolsas de plástico. Todos los materiales deben de venir enjuagados.

 

 

Reciclaje de vidrio

Este contenedor debe llevar frascos, botellas, pedacería de ventanas, vasos y jarras. No debemos olvidar enjuagar las botellas y los frascos.

 

 

Reciclaje de metal

En este grupo se encuentran las latas de todo tipo, corcholatas, alambres, ganchos, etc. Al igual que en los contenedores anteriores es importante enjuagar antes de depositarlos.

 

Reciclaje de tetra pack

Este material suele confundirse con el cartón, pero está constituido por otros materiales que evitan que pueda mezclarse con éste: 75% de cartón, 20% de polietileno y 5% de aluminio. Todos estos materiales pueden ser reciclados, desde el cartón para generar otro tipo de papel hasta el aluminio y el polietileno para fabricar paneles aglomerados usados para la industria de la construcción. Por otro lado, si se incineran de una manera adecuada, pueden ser una fuente valiosa de combustible (yoreciclo.cl, 2008). En general las leches y los jugos que vienen en envases tetra pack lo indican al consumidor con alguna etiqueta o logo. Estos envases deben de ser cortados por un lado, enjuagados y escurridos para después ser reducidos de tamaño o “doblados”.

 

Reciclaje de PET

El PET es un envase de una resina termoplástico conocida como Tereftalato de Etileno. Este material se puede reciclar en hilo y por tanto ropa o peluches, así como en otros envases. Para poderlos recopilar de manera adecuada deben también venir enjuagados y reducidos de tamaño. Se pueden diferenciar del resto de los envases de plástico por que presentan un número uno en la etiqueta de acuerdo a una clasificación de plásticos que va del 1-7 (ECOCE, 2008).

 

Reciclaje de pilas

Existen diferentes tipos de pilas compuestas por diferentes materiales. Pero en general, las pilas nunca se deben tirar con el resto de los desechos. Todos los tipos de pilas son muy contaminantes porque liberan metales pesados por largos periodos de tiempo. Pequeñas cantidades de metales pueden contaminar una gran cantidad de agua: una pila de 1.5 V puede contaminar hasta 167,000 litros de agua, una pila de botón (mercurio) puede contaminar hasta 600,000 litros de agua. En México, cada persona utiliza en promedio 10 pilas al año, cuando fabricar una pila consume 50 veces más energía que la que ésta brinda. Además, su contenido tóxico es del 30-50%. Las pilas contienen contaminantes importantes como mercurio (que puede causar cáncer, es bioacumulable y daña cerebro, riñones, y puede provocar retraso mental, ceguera y convulsiones), plomo (daña sistema nervioso, riñones y sistema reproductivo), litio (neurotóxico y tóxico para riñones. También puede causar fallas respiratorias, problemas en el corazón e incluso la muerte), cadmio (puede causar cáncer, lesiones en pulmones y riñones), níquel (puede producir problemas en la piel, bronquities crónico y cáncer) (Reciclaje, 2008).

Por todas estas razones, es mejor dejar de utilizar baterías o utilizar las menos posible. Pero en caso de ya tener algunas en casa, es importante que se lleven a un lugar adecuado para que puedan ser recicladas. Todos estos contaminantes pueden extraerse y reutilizarse en otros instrumentos como termómetros que son sumamente costosos. Para reciclar pilas es necesario que ambos extremos estén cubiertos con cinta adhesiva.

 

Otros

Los materiales como bolsas de plástico sucias, papel de envoltura de tortillas, servilletas usadas, toallas sanitarias, colillas de cigarro, envolturas de papas fritas, envases de gelatina, plumas, platos y vasos de: unicel, plástico y cartón. Son basura inorgánica que ya no tiene posibilidades de ser reciclada por lo que hay que evitarlas lo más posible.

 

Es muy importante mencionar, que actualmente hay un pequeño centro de acopio de pilas en la calle de Agua y un centro de acopio de tetrapack en el Superama. La idea es complementar estos contenedores y ampliarlos por que resultan muy pequeños para el tamaño poblacional de la colonia. Además, es importante mantenerlos todos en un mismo lugar para que sean más evidentes.

 

 

 

5. CONTACTOS DE CENTROS DE ACOPIO

 

En nuestra ciudad existen algunos sitios en los que se puede entregar la basura de manera separada. Se piensa que los colonos del Pedregal nos podríamos poner de acuerdo con uno o varios centro de acopio para que nos ayudaran a recoger parte de la basura. La ONG conocida como ECOCE señala en su página de internet que podemos pedirles asesoramiento sobre cómo tener un proyecto de reciclaje exitoso.

 

           Nombre                             Contacto                             Material a Reciclar

ECOCE

52 81 53 18

PET

Anselmo e Israel Hernández Santiago

55 38 62 48

J. Hernández, esquina con Dávalos # 135-B Col. Algarín CP 06880, México D.F.

Papel y Cartón

Aluminio

Radiografías y negativos

Bolsas de plástico

Juan Carlos Ponce

56 87 44 68

Juan Carlos Pacheco

Gabriel Mancera 349-B, Colonia del Valle CP 03100

Papel y Cartón

Aluminio

Gerardo Fausto

55 38 91 91

Calzada la Viga # 417 Col. Viaducto Piedad

Papel y Cartón

Aluminio

PET

 

 

6. CONCLUSIONES

 

Es sabido por varios residentes la existencia de los intentos fallidos de los proyectos de reciclaje anteriores, pero es importante que sepan que existe una propuesta formal que puede estar al alcance de todo aquél que tenga un mayor interés por saber lo que se está haciendo.

Teniendo la información principal de qué hacer en dónde, sólo hace falta seguir el curso del proceso e ir integrando a la gente. La propuesta es un buen comienzo pero es importante que no se quede en el papel sino que se lleve a la acción. Nuestra colonia puede ser un buen ejemplo a seguir si le dedicamos algo de tiempo y paciencia a este proyecto de reciclaje.
7. REFERENCIAS

Castillo-Berthier, H., Guitiérrez, E. and López, R. (1997) Los residuos sólidos peligrosos: ¿Un riesgo sin solución?, México, D.F., [Online] Disponible, [Acceso el 26 Septiembre]

Dickinson, N., Rawlinson, H., Nolan, P. and Putwain, P. (2005) Community forestry on old landfill sites. Quarterly Journal of Forestry, 99, 262-270.

GlobalFootprintNetwork (2008) Ecological footprint, [Online] Disponible, [Acceso el 26 Septiembre]

ECOCE (2008) Asociación Civil de Reciclado, [Online] Disponible en: http://www.ecoce.org.mx, [Acceso el 28 de octubre]

Flores-Bedregal, Teresa. 2003.El agua y la biodiversidad. Biodiversity Reposrting Award.

Medio-Ambiente (2005) Los contaminantes, [Online] Disponible en: http://www.maedio-ambiente.info.

Mora-Reyes, J. A. (2004). “El Problema de la basura en la Ciudad de México.” Fundación de Estudios Urbanos y Metropolitanos.

Rascón, M. (2002). “Producción de basura en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.” Boletín Informativo del Centro de Investigaciones de Diseño Industrial México, D.F.

Yoreciclo.cl. (2008). Materiales Reciclables, [Online] Disponible, [Accesado el 27 de octubre]

 

Reciclaje (2008) Biodegradable [Online] Disponible en: http://www.biodegradable.com.mx, [Accesado el 27 de octubre] 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: